Decorar la zona de juegos del jardín
Cualquier jardín que se precie en una residencia familiar debería contar con una zona de juegos dedicada exclusivamente a los más pequeños, un lugar en el que dispongan de espacio y equipamientos suficientes para divertirse durante horas y dar rienda suelta a su imaginación.

Para crear este entorno no es tan importante el espacio del que dispones sino las ganas que tú misma empleas para desarrollarlo.

En este sentido habría que tener en cuenta principalmente tres cosas: La Decoración, el máximo provecho del espacio y la seguridad de los niños.

Decoración

– Algunos de los esenciales de estos espacios son los columpios y toboganes, las cajas de arena, las canastas de baloncesto, las cabañas y casitas o las mesas de ping pong, por ejemplo. No obstante, esto dependerá tanto de la edad de los niños como de sus propios gustos y aficiones.

Decorar la zona de juegos del jardín
– Procura crear siempre un ambiente alegre y de juego en el que los pequeños se sientan a gusto; para ello es imprescindible que el espacio esté lleno de color gracias a las llamativas y brillantes estructuras de cada uno de los elementos.

– Ten en cuenta que lo principal no es colocar todo aquello que te parece (o que sencillamente te gusta) sino que esté adaptado a las edades y características de tus pequeños para resultar seguras y divertidas.

Espacio

– Procura ubicar esta zona de juegos en un lugar bien iluminado, lo que no necesariamente quiere decir bajo la luz directa del sol que podría perjudicar a tu pequeño (irritaciones en la piel, insolaciones, etc.). Los lugares protegidos por algún elemento decorativo como parasoles, toldos o carpas o las zonas a la semisombra serán perfectas.

– Si tienes niños de distintas edades debes destinar un mínimo espacio a cada uno de ellos, un espacio donde realizar las actividades más propias de su edad. No obstante, no estaría de más que dejases algún espacio en el que los hermanos puedan compartir experiencias y juegos.

– En los espacios amplios puedes delimitar zonas de juego diferenciadas: Una para los deportes, otra para los toboganes, para la merienda…

-Los espacios pequeños no permiten llegar a tanto, por lo que lo mejor es que busques un recurso con el que pueda jugar durante muchos años; una cabañita, por ejemplo, se convertirá en su propio espacio privado y en un lugar donde inventar miles de historias y dar rienda suelta a la imaginación. Por otra parte, algunos juegos como las canastas de baloncesto o las redes de voleibol (plegadas) apenas ocupan espacio y les ofrecerán más recursos para la diversión.

No obstante, lo que más importa a la hora de conseguir un espacio para los niños no es el diseño sino la seguridad. Pronto te daremos algunos consejos sobre cómo crear un espacio seguro para los niños en el jardín.