Decorar paredes con fotografías
Si la vida nos hace ser los protagonistas de nuestra propia película, ¿por qué no serlo también de cada uno de los rincones de nuestro hogar?

Aunque hasta hace poco las fotografías personales (con amigos, familia, pareja, etc.) solían ocupar solamente algún rincón sobre la mesa o la estantería, con el paso de los años nuestras propias imágenes se han convertido en uno de los mejores elementos decorativos para las paredes de nuestro hogar.

De hecho, existen muchísimas formas creativas de romper con las tradicionales formas de presentar las fotografías íntimas, creando espacios verdaderamente artísticos. Echa un vistazo a lo que te contamos, ¡y presume orgulloso de tu vida para que todo el mundo pueda verlo!

Decorar paredes con fotografías
Dónde colocarlas

– En la escalera: Es un lugar perfecto para colocarlas, y es que el recorrido de tu escalera puede convertirse en el mismísimo recorrido por los momentos y personas inolvidables de tu vida.

– En el pasillo: En este caso deberás distribuidas de forma equilibrada, alternando sus posiciones en las paredes enfrentadas (una a la izquierda, una a la derecha y así sucesivamente) y colocándolas siempre a una misma altura.

– Como centro de la decoración de la pared: Puedes colocarlo en cualquier estancia. Eso sí, olvídate de eso de enmarcar una sola imagen en un tamaño grande y opta por hacer composiciones con varios cuadros de diversos tamaños a modo de mosaico, por ejemplo.

Estilos

Hay muchos sistemas y técnicas para convertir tus fotos en auténticas obras de arte.
La opción más tradicional es la de la enmarcación, que podrás hacer simplemente con una moldura o bien con un paspartout (un fondo de varios centímetros alrededor de la foto) y un marco. No obstante, cada vez existen técnicas más novedosas como la impresión sobre lienzo o el laminado sobre madera, por ejemplo, que consiste en pegar la imagen sobre una base de madera para que no sea necesario colocar ningún marco.