Decorar paredes de la habitación infantil
Cualquiera necesita tener un espacio propio de relax, de desconexión y de ocio, en definitiva, un lugar que sienta como suyo y en el que pueda resguardarse del mundo exterior.

Esto es imprescindible incluso para los más pequeños de la casa, que deberán sentir la habitación como su espacio personal en el hogar. En este sentido, uno de los mejores recursos para dar un toque divertido y más personal a la habitación de los niños es encontrar una decoración óptima para sus paredes

¿Quieres algunas ideas? Echa un vistazo a las que te dejamos a continuación:

Pintura: La pintura es el recurso decorativo más tradicional gracias a la variedad de posibilidades que deja a nuestro alcance: Puedes pintarlas lisas o combinando colores entre las paredes, utilizando plantillas para hacer divertidos dibujos o pintando murales directamente sobre la pared (con sus personajes favoritos, con paisajes, etc.), por ejemplo. Sobre estas paredes también podrás ornamentar con algunas láminas o cuadros.

- Papel pintado: Es una gran opción gracias a que te evitará la dura y pesada tarea de pintar y será más completo decorativamente, por así decirlo. A día de hoy existe una amplísima variedad de diseños y colores para adaptar a cada estancia, estilo, edad del pequeño y gustos, por ejemplo.

Decorar paredes de la habitación infantil
- Stickers o vinilos: Son esas pegatinas que podrás pegar sobre cualquier superficie lisa. Como se suele decir una solución ‘buena, bonita y barata’ de la que además a día de hoy abundan los diseños infantiles.

Decorar paredes de la habitación infantil
Materiales especiales: Las pinturas especiales como las imantadas o las de pizarra son las grandes innovaciones en decoración de los últimos tiempos, y es que permiten posibilidades hasta ahora nunca vistas… Tus hijos podrán pintar directamente sobre la pared o colgar algunos de sus dibujos favoritos con imanes sobre la misma. Eso sí, procura alternar una de estas paredes con otras en pinturas tradicionales.

Por último, no olvides que a según qué edades lo mejor es consultar la opinión de tus hijos antes de meter mano en la decoración de su habitación… ¡Recuerda que son ellos los que deben encontrarse a gusto en la estancia!