Decorar pensando en la luz y el orden
La decoración de nuestra casa pasa por varias etapas, ya que nuestra propia vida va haciendo que necesitemos añadir o quitar algunos elementos en función de nuestra actividad cotidiana y los cambios que ésta viene sufriendo. Es por ello que aquellos detalles que tanto utilizabas antes van quedando arrinconados a favor de nuevos elementos que aparecen en medio de una evolución que no para de crecer.

Este hecho lo hemos vivido especialmente en las dos últimas décadas puesto que las nuevas tecnologías han pasado a formar parte casi imprescindible de nuestra nueva forma de vida y, por lo tanto, de la decoración de nuestro hogar. Muchos somos los que nos hemos visto obligados a realizar alguna pequeña reforma en nuestras casas para adaptarlas a todos estos artilugios futuristas que hoy están tan presentes en la mayoría de los hogares.

Uno de estos objetos es el ordenador, un bien muy preciado, utilizado e imprescindible para gran parte de la población (yo incluida). Hay familias que contaban con una habitación destinada a ser un despacho, pero la mayoría realizaba estas funciones en el escritorio del dormitorio. En la actualidad es muy común que el ordenador también forme parte del entorno de una sala de estar, obligándonos así a reconstruir una pequeña zona y convertirla en una especie de rincón multimedia.

En este sentido es imprescindible contar con 2 factores que marcarán la decoración que elijas para crear este pequeño espacio: la luz y el orden. Está bien que intentes que todo el mobiliario se adapte al entorno donde vas a estar con el ordenador, pero lo fundamental es que consigas, muy por encima de la estética, un espacio que te permita disponer de estanterías, archivadores, etc., así como la iluminación necesaria para evitar que tu horario delante de la pantalla se convierta en un peligro para la salud de tus ojos.