Decorar con pinturas termocrómicas
¿Has oído hablar de las pinturas termocrómicas? Son aquellas que cambian de color en función de la temperatura a la que están sometidas gracias a la inclusión en su composición de pigmentos termocrómicos. Entre sus posibles aplicaciones, destacan la prevención de incendios, debido a que es capaz de alertar a simple vista cuando se alcanzan temperaturas que representan un problema o peligro de sobrecalentamientos, incendios o explosiones; o de accidentes en la carretera, cuando las temperaturas son demasiado bajas y aparece hielo en las carreteras.

Sin embargo, hoy queremos centrarnos en las aplicaciones de la pintura termocrómica en el hogar, que ofrece muchas posibilidades. ¿Te apetece conocerlas?

Electrodomésticos

Las pinturas termocrómicas pueden ser de gran utilidad en el caso de los electrodomésticos, ya que nos permiten saber cuándo un aparato ha aumentado demasiado su temperatura y podemos desconectarlo antes de que se queme.

Decorar con pinturas termocrómicas

Decoración infantil

Por supuesto, otra aplicación posible es en las habitaciones infantiles, donde la pintura termocrómica podría convertirse en una fuente inagotable de diversión, permitiendo a los más pequeños dibujar, marcar, plasmar su silueta y otras acciones que no perjudicarían a las paredes. No es necesario que toda la habitación este pintada de esta manera. Una sola pared con este tipo de pintura podrá ser suficiente para que tus hijos pasen ratos súper divertidos.

Muebles

Por otro lado, este tipo de pintura puede ser útil en habitaciones con estufas, ya que en muchas ocasiones no nos damos cuenta de que éstas están demasiado cerca de los muebles, pudiendo causar daños importantes. Además, esto es útil para evitar gastos superfluos, ahorrando dinero y protegiendo el medio ambiente.

Cambio de estación

Por último, las pinturas termocrómicas son perfectas para lograr ambientes diferentes dependiendo de las estaciones del año. Así, las paredes cambiarían de color durante los meses más calurosos y volverían a la tonalidad inicial durante el invierno.

¿Se te ocurren más aplicaciones? ¡Cuéntanoslas!