Decorar con rayas
Decorar con rayas no es nada nuevo, pero en los últimos tiempos, las rayas se han vuelto toda una tendencia tanto en la ropa como en la decoración de todas las casas. ¿Quién no cuenta con algún textil para el hogar con este estampado? La única diferencia es que en en muchos de los casos actuales, las rayas se utilizan para lograr una vivienda de lo más original.

Esta tendencia solo apta para los más atrevidos no solo puede aplicarse en los textiles, sino que las rayas pueden ocupar otras zonas del hogar además de las cortinas, los cojines y los edredones. Las paredes, por ejemplo, se han convertido en la zona ideal para aplicar este estampado.

Decorar con rayas

Paredes

Como te acabamos de comentar, las paredes pueden resultar un lugar ideal para decorar con rayas. Eso sí, si pintas una pared con rayas, será necesario que minimices los estampados en el resto de elementos, ya que sino el resultado sería demasiado exagerado. Lo mejor de las rayas en las paredes es la sensación de altura y orden que aportan, gracias a que son elementos geométricos que dan equilibrio a la estancia.

Si tienes que escoger entre colores, los que más se llevan esta temporada son el blanco y el negro, ideales para decoraciones minimalistas. Si prefieres un resultado más alegre, puedes optar por un color, llamativo o no, y plasmarlo en una pared, poniendo elementos que destaquen con el color, como la madera blanca o negra.

Decorar con rayas

Textiles

Si con las paredes no te atreves pero quieres contar con las rayas en la decoración de tu hogar, siempre puedes optar por los textiles u otros elementos decorativos con este tipo de estampado. Una alfombra, un cuadro o un mueble pintado con rayas puede ser suficiente para dar vida a una habitación hasta ahora aburrida. Además, debes tener en cuenta que esta temporada se lleva la mezcla de estampados, siempre y cuando se logre un equilibrio.