Decorar un rincón de lectura infantil

En el post de hoy, vamos a proporcionar ideas sobre cómo decorar un rincón de lectura para niños. Con estos consejos, además de dar un valor adicional a la decoración de interiores, estaremos fomentando una actividad muy entretenida, didáctica y positiva para niños y adultos, una afición con la que podemos pasar grandes ratos dentro de nuestro hogar.

Los rincones de lectura podemos prepararlos tanto en el cuarto de los niños, si tenemos suficiente espacio para ello, o bien en otros lugares de la casa, por ejemplo, en una esquina del salón, en un rincón inservible del hogar, en una sala de estar o en un pasillo. Es importante que la elección del lugar sea la adecuada para garantizar la comodidad a los lectores, con el espacio conveniente, aunque no haga falta que sea muy grande y, sobre todo, conseguir recrear un espacio colorido,luminoso y acogedor que incite a pasar largas horas cómodamente instalado.

Un cómodo espacio para sentarse… o tumbarse

En este estupendo rincón infantil, lo primordial es contar con un espacio donde poder sentarse -o incluso tumbarse- cómodamente a leer sus libros o cómics y empaparse de miles de historias nuevas. Para ello las opciones son numerosas. Una muy sencilla es emplear un sofá que servirá de asiento. Éste estará un poco elevado del suelo y debe tener la altura necesaria para que los niños puedan encontrar su postura mientras leen. El sofá debe ser lo suficientemente cómodo, recubierto de una suave tela y contar con muchos y esponjosos cojines, que no sólo ayudarán en el confort del rincón de lectura, sino que contribuirán a embellecer la decoración general del hogar. El sofá podrá estar rodeado de estanterías y cajones donde guardar libros y otros adornos.

Decorar un rincón de lectura infantil

Los puffs son también grandes aliados para decorar nuestro rincón de lectura. Hazte con uno redondo o en forma de pera relleno de perlas de poliestreno para que el lector pueda coger la postura idónea. Esta opción nos da la ventaja de que ocupa muy poco espacio y podremos completarlo integrando estantes adosados a las paredes donde emplazar los libros, cajas con material de lectura y algunos cojines.

Decorar un rincón de lectura infantil

Si lo que queremos es una versión low cost porque no podemos dedicar mucho presupuesto a este rincón de lectura, también es posible. Solo tendremos que hacernos con seis -o más, dependiendo de nuestro espacio- cajas de un material suficientemente resistente. Estas cajas deberán colocarse en dos filas con la abertura mirando hacia afuera. En esta abertura guardaremos los libros. Después, sólo tienes que situar un colchón viejo debidamente forrado encima de las cajas y un grupo de cómodos cojines. ¡Tus hijos tendrán el rincón de lectura perfecto con muy poco esfuerzo!

Decorar un rincón de lectura infantil

Una versión aún más de bajo precio la podremos obtener con grandes cajas de cartón, las que recortaremos hasta formar una casa en tres dimensiones. Después, edredones, mantas y cojines harán el resto. La gran ventaja, además de su bajo precio, es que la podremos plegar en cualquier momento.

Otra opción, que también necesita de un puff, es aquel rincón de lectura que hará sentir a tus hijas como princesas. Sólo tienes que situar un puf redondo, de un tamaño adecuado, en la esquina elegida para este fil e instalar unas cortinas de una tela pomposa, como tul o similar, de manera que cubra gran parte del puf, pero no completamente. Es una gran idea que dará un gran carácter a su habitación y además les incentivará a usar este lugar para leer sus libros favoritos.

Decorar un rincón de lectura infantil

Si tienes algún sitio en el hogar que, por lo general, no se le da mucho uso, es hora de convertirlo en la esquina más culta de la casa. Hablamos de un espacio hueco, de un lugar de doble altura o sitios como la parte inferior de una escalera. Pasara de ser un lugar ignorado al espacio preferido de los niños. Igualmente, dale carácter con cojines, colchones cómodos y esponjosos, cajas o estantes con libros y, quizá, decora las paredes con algún papel pintado.

¿Y una tienda de campaña en una parte del salón? si tus hijos prefieren estar en el salón o comedor con los adultos en lugar de encerrarse en su habitación, esta opción puede ser perfecta para mantenerlos entretenidos mientras aprenden los beneficios de la lectura. Para ello, puedes comprar una cabaña o tipi sencillito o bien elaborar una tú mismo/a con listones de madera, un panel de madera, clavos y un trozo de tela. Una vez hecha, decora con libros, cojines y color. ¡Verás qué poco tardan los niños en meterse en ella!

Decorar un rincón de lectura infantil

Muchas veces, para crear un rincón de lectura de estas características, no son necesarios ni muebles adicionales. Una alfombra mullida y un gran cojín pueden ser suficientes, alternados con detalles como una caja grande para guardar los libros, alguna mesilla adicional, más cojines, imágenes en las paredes o una mantita.

Decorar un rincón de lectura infantil

La imaginación puede volar y podemos adquirir -o fabricar nosotros mismos- espacios elevados para tumbarse de muy diversas formas, como por ejemplo en forma de luna.

Decorar un rincón de lectura infantil

Y si queremos que nuestros hijos vivan un cuento de caballeros y princesas al tiempo que pueden disfrutar de su lugar favorito para leer y jugar, podemos construirles un castillo o cualquier otra cosa a dos alturas. ¡Será imposible sacarlos de ahí!

Decorar un rincón de lectura infantil

Otra de las grandes opciones son las hamacas, tumbonas o similares. Recrea una de ellas en interiores y dótalas con todo lo necesario (incluidos estantes donde poner los libros) para que tus niños puedan pasar horas leyendo. Recuerda que si ellos te ven leer, es más sencillo que quieran imitaros.

Decorar un rincón de lectura infantil

Con la llegada del buen tiempo, si tienes una terraza grande o un jardín, puedes incluso instalar una cabaña de madera abierta o construirla tú mismo con un tejado para que los niños disfruten del verán y de la claridad al ritmo de sus novelas favoritas.

Lugares para colocar los libros

Por supuesto, en un rincón de lectura no pueden faltar libros de todo tipo. Novelas, si los niños ya son más mayores, libros de colorear, cómics, libros didácticos… lo importante es que resulten atractivos para los pequeños hasta que éstos se mueran de ganas de leerlos y de estrenar su nuevo rincón de lectura. Si los niños son muy pequeños, es preferible que los libros estén visibles, especialmente si las portadas son coloridas y atrayentes. Eso les ayudará a fijarse en ellos y a tener ganas de sentarse a leerlos. Para ello, una buena opción son los estantes o estanterías pegados a las paredes, donde podemos poner los libros de manera que se vea la portada, en lugar del lomo. Colócalos de esta forma, como si estuviéramos en una guardería o ludoteca, aunque ocupen más espacio, porque además ésto contribuirá a hacer el espacio más colorido e infantil.

Decorar un rincón de lectura infantil

Si nuestro espacio de lectura es un sofá o similar, será muy útil que éste cuente con cajones donde poder almacenar muchos más libros. O que haya estanterías alrededor de los mismos para guardar la extensa colección de libros. Es preferible que lo hagamos de tal manera que no ocupe demasiado espacio, sino que más bien se trate de un rincón lo más recogido posible, bien delimitado con el resto de la casa, especialmente si este rincón de lectura va a formar parte del salón o la sala de estar. Otra opción muy práctica son las cajas. Rescata cajas de madera y mimbre para guardar los libros, o incluso cajas viejas de plástico que puedes restaurar con una capa de pintura.

Decorar un rincón de lectura infantil

Crear un espacio colorido y alegre

Sin olvidar que es un espacio para niños que tiene que reflejar tiempo de ocio y alegría, los colores vibrantes y luminosos serán bienvenidos en este rincón. Cenefas, estampados, figuras de animales y muñecos y todos los colores del arco iris pueden ser una apuesta ganadora. Sin embargo, si lo que buscamos es crear una atmósfera de concentración y relajación, podemos decantarnos por colores pasteles, como el azul, el verde, el lila o el rosa. No olvidemos el blanco, un color que transmite pureza y comodidad, también un grande para este rincón de lectura. Es conveniente, sin embargo, descartar colores muy sobrios, como marrón oscuro y poco luminosos, como el negro, pues se comerán la iluminación y no casarán con el estilo cómodo o e infantil que intentamos recrear.

Decorar un rincón de lectura infantil

Los extras que aportan personalidad

Una vez que hayamos decidido dónde emplazarlo, cómo y de qué forma organizar los libros, sólo queda dotar a nuestro rincón de lectura de todos los extras necesarios para hacerlo un lugar perfecto. Como ya hemos mencionado, no pueden faltar cojines de diversos tamaños, formas y estampados, con una sola cosa en común obligatoria: que sean cómodos. Tampoco las mantas suaves, edredones o sábanas para cubrir el colchón. Igualmente, podemos integrar elementos como pizarras, juegos de mesa o peluches, dependiendo de los gustos de los niños.

Decorar un rincón de lectura infantil

No pueden faltar imágenes para dar la puntilla final al conjunto, como láminas que sugieran la lectura, portadas ampliadas de sus libros favoritos, citas famosas o incluso fotografías de tus hijos o imágenes inspiradoras, sean abstractas y figurativas. Si lo prefieres, puedes situar un cordón (a bastante altura, si los niños son muy pequeños) con pinzas para colgar las diferentes imágenes, por ejemplo, dibujos hechos por ellos o postales que les hayan enviado.

Decorar un rincón de lectura infantil

Otro de los elementos importantes, sobre todo si el espacio tiene poca luz, es una lampara. Esta podría ser de flexo, pero recomendamos que sea de pie o simplemente una lámpara sobre la pared para que pueda enfocar más fácilmente la luz y los niños no se dañen los ojos. Aunque te recomendamos que escojas para este rincón un lugar donde entre luz natural a raudales para que pueda ser aprovechada al máximo, con esta lámpara, que ayudará a personalizar al máximo este lugar de la casa, podrán leer igualmente por la noche.

Decorar un rincón de lectura infantil

Si quieres hacer este lugar aún más mágico prende luces de colores de neón en alguna de las telas o en la propia pared. Darán un aspecto muy íntimo y tenue, al mismo tiempo que aportarán una nota de color adicional.

Decorar un rincón de lectura infantil

No debe faltar

Recuerda que el rincón de lectura infantil debe contar con las siguientes premisas:

– Debe estar adaptado a los niños. De nada nos servirá construir un bonito lugar, si nuestros hijos no van a sentirlo como propio. Todo detalle infantil que aportemos, estará construyendo a esta máxima.

– Funcional y simple. No te compliques, sólo es necesario que ellos se sientan a gusto y que el espacio tenga todo lo necesario para que lo usen lo más posible. Tenemos que emplazarlo, además, en un lugar en el que sepamos que el niño va a sentirse bien.

– Que sea bonito y cómodo. Que la persona que lo ocupe pueda pasarse allí horas y que entre a los niños por los ojos. Sin estas dos máximas, es posible que el rincón de lectura tenga poco éxito.

Decorar un rincón de lectura infantil