Decorar un ático
Si no fuera porque en ocasiones se estropea el ascensor y puede tocarnos subir las escaleras caminando, los áticos son sin duda los pisos más hermosos y acogedores de todos los edificios.

Varios motivos pueden llevarnos a decir esto: Las ventajas de no tener vecinos arriba, la suerte de disponer de terraza privada, la de contar con una excepcional iluminación natural y hasta el encanto de, en ocasiones, contar con esos coquetos techos abuhardillados.

No obstante, algunas de estas características también son las responsables de que la decoración de estos pisos ubicados en la última planta de los edificios sea más complicada de lo habitual.

¿Quieres algunas ideas para potenciar y aprovechar al máximo el espacio de tu ático? ¡No pierdas detalle de lo que te contamos!

Decorar un ático
Lo primero que hay que tener en cuenta son las formas que caracterizan al espacio, pues tanto si siguen las tradicionales como si varían con techos de forma alpina debemos saber cómo sacar el máximo partido al espacio. En este último caso no pienses que las paredes más estrechas serán espacios muertos, pues son ideales para colocar armarios a medida, estanterías bajitas u otras con la misma forma declinante del techo, así como también en ocasiones para ubicar el sofá o el cabecero de la cama.

Decorar un ático
Aprovecha al máximo también la luz natural que suele caracterizar a estos pisos, que generalmente poseen más ventanales en las paredes e incluso en los techos. Las mejores maneras de hacerlo es cubriendo sencillamente con finas y claras cortinas que permitan el traspaso de la luz (recuerda que para las del techo necesitarás enganches) así como dejando que en el espacio predominen los tonos claritos y neutros especialmente sobre las paredes (blancos, crema, pastel…).

Los áticos suelen ser espacios decorativamente diáfanos caracterizados por la simplicidad y un estilo fresco a la vez que acogedor: Escoge muebles muy funcionales, de líneas rectas y sencillas, y por una ornamentación no abusiva en la que predomine esa idea del ‘menos es más’.

Además, aprovechando la naturalidad del espacio puedes colocar también algunas plantas para dar vida y calidez a tu hogar… Con todo lo anterior, ¡tu ático será todo un capricho!