Decorar un baño minimalista
El minimalismo es una de las tendencias decorativas más utilizadas en los últimos años, y es que los espacios diáfanos que crea son lugares claros y luminosos en los que da gusto pasar el tiempo.

Si quieres aprender cómo decorar tu baño con este estilo toma nota de lo que te contamos, ¡lo mejor de todo es que no hace falta casi nada para conseguirlo!

Debes escoger dos o tres tonos predominantes para el espacio, dos más neutros y básicos para el fondo como el blanco, el negro o el gris y un tercer color más llamativo (rojo, violeta, verde pistacho) que de la nota de color en la estancia; combínalos en paredes, muebles y textiles.

De este modo, los colores y los materiales se convierten en este caso en los mayores protagonistas de la estancia por delante del mobiliario o la ornamentación en sí.

Decorar un baño minimalista
Los sanitarios pasan a formar también parte del diseño: En el estilo minimalista se han puesto especialmente de moda los inodoros y los bidés suspendidos (se incorporan en la pared sin tocar el suelo), que con su futurista estilo dejan espacios más despejados y claros.

En cuanto al mobiliario, bastará con un senillo lavabo de diseño sencillo y austero en materiales como el acero o el cristal y preferentemente sin muebles bajos o cajoneras. Si es imprescindible, puedes hacerte con algún soporte de un cajón o una cajonera de líneas muy modernas.

Pero, ¿cómo resolver el problema del almacenamiento? Debes procurar no tener demasiadas cosas en el cuarto de baño y, en caso de tener repuestos de algunos productos como geles o champús, un botiquín o medicamentos, por ejemplo, buscar un lugar ajeno al baño como una despensa o similar donde guardarlos hasta el momento de su uso.

Para colocar los imprescindibles puedes hacerte con algún pequeño armarito que no quede demasiado cerca de la pica de las manos, que es la zona que debe verse más austera.