Decorar un baño para niños
Aunque puede no ser demasiado común, algunos hogares disponen de más de un baño en la casa, por lo que aparece la oportunidad de preparar uno de los dos especialmente para los más pequeños de la casa.

Decorarlo será fácil, seguramente no demasiado caro y además resultará una tarea entretenida que seguro te gustará llevar a cabo. Aquí te dejamos algunas ideas para que no se te olvide ni un detalle.

Diferenciar un baño de niños de uno para adultos es fácil: el color será lo primero en lo que deberemos pensar en este sentido, pues la estancia debe ser muy alegre y llamativa, un lugar en el que les guste estar, algo no demasiado fácil en sus primeros años.

Decorar un baño para niños
No utilices la tradicional definición de colores azul/rosa en función del sexo de los niños y apuesta por combinarlos entre ellos pero añadiendo además otros colores vivos y alegres como el naranja, el amarillo, el verde o el lila, por ejemplo.

Los elementos básicos del mobiliario serán por supuesto los mismos que en cualquier baño, sólo que en este caso deben adaptarse a su perfil en el sentido decorativo y práctico, y es que deben ser fácilmente accesibles a ellos. El lavabo y el wáter, por ejemplo, deben ser alcanzables sin dificultad, por lo que un pequeño escalón o un banquito no estará nunca de más.

Las estanterías deben seguir la misma línea práctica: preferiblemente sin cajones y con amplios espacios en los que se puedan ubicar sus accesorios.

Aunque pueda parecer un capricho, adecuar un baño a nuestros hijos no sólo será práctico sino que además les ayudará a adquirir independencia y a realizar las tareas por sí solos.