Decorar un dormitorio con paredes y cortinas a juego
La decoración de interiores es un tema que puede llegar a apasionar hasta el punto de encontrarnos con ideas como la que hoy te traigo en la fotografía que te muestro, donde podemos como un dormitorio principal le cede todo el protagonismo a la pared que, a modo de tapiz, muestra un dibujo cuyo fondo en tonos arena deja entrever imágenes de un paisaje natural, pero no de un modo recargado, ya que los colores empleados para conformar dicho paisaje, son de una tonalidad muy pálida.

Este detalle es muy importante para mantener la máxima de que nuestro dormitorio tiene que ser un lugar de total descanso y desconexión, y que, para lograrlo, debemos ambientarlo de un modo relajante, nunca exagerado. Esta máxima la cumplen también las cortinas, confeccionadas en hilo blanco muy translúcido, y que nos permite divisar, de un modo muy sutil, la elaboración del mismo decorado que en la pared, sólo que en tonos grises muy claros, apenas perceptibles (lo que también elimina la sensación de horterada).

A mayores, un detalle sobre la cama, como en este caso lo son los 3 cojines rectangulares de pequeñas dimensiones, también colaboran en este entorno. A partir de ahí, hay que ser muy cuidadoso para no convertir una idea muy original en algo estrafalario. Para ello hay que mirar con mucho ojo otros detalles y complementos de la habitación, como puede ser, en este caso, el acierto de haber colocado una manta lisa en vez de un recargado edredón con el mismo dibujo, algo que daría una horrible sensación de ahogo.

Del mismo modo, aspectos como la moqueta en un solo color, al igual que el resto del mobiliario que conforma esta estancia, también ayudan a mantener un equilibrio, gracias a sus líneas lisas y sus colores nada llamativos, y así poder descansar en un entorno muy agradable.