Decorar un jardín grande
Aunque al final resulta emocionante y de lo más gratificante, decorar un jardín de grandes dimensiones puede ser un auténtico quebradero de cabeza a causa del la dificultad de decorar demasiados metros con su consecuente coste proporcional.

Para que empieces con ganas y buen pie, en Interiorismos te dejamos unos útiles consejos que seguro serán útiles antes y durante la decoración de tu terraza:

Lo primero que debes hacer es calcular el espacio disponible y conseguir un plano con el espacio disponible, pues a partir de aquí deberás empezar a distribuir todos los elementos que quieras integrar en el jardín.

Decorar un jardín grande
Ya que tienes espacio suficiente como para complacer los deseos de todos los miembros de la familia, aprovecha para distribuir el jardín en distintas zonas: De ocio para toda la familia, de relax para los mayores o de juegos para los más pequeños, por ejemplo.

Comienza por la zona comunitaria, la zona de la terraza donde preferentemente deberá estar la piscina con el solárium (un espacio para tumbarse, vaya) y la zona de comer, espacio de reunión por excelencia. Aunque dependerá de tus gustos, bastará con algunas tumbonas junto a la piscina y una mesa con sillas y parasol (si tienes un árbol aprovéchalo para crear sombra en la mesa).

Recuerda que deben ser espacios cómodos, útiles y confortables sin perder el encanto: Aunque debes permitirte ciertas licencias en cuanto a la ornamentación, lo mejor es que aproveches los básicos del jardín (textiles, parasoles, etc.) para crear espacios con personalidad. Aprovecha la vitalidad de estos meses de verano para decorar con los tonos más llamativos y fluorescentes.

Piensa en las aficiones de tus pequeños y pregúntales qué les gustaría tener en el jardín, es la mejor manera de decidir cómo decorar su rincón: Una canasta de baloncesto, una casita de juegos, un parque de tierra, un tobogán… ¡No les faltarán las ideas!

En un espacio como éste es fundamental que planees muy bien la ubicación de los espacios naturales, pues las flores y las plantas sencillamente no pueden faltar. Puedes distribuirlas a lo largo de todo el jardín o bien reservar algunos rincones a ello; incluso si te atreves puedes combinarlas con otros elementos decorativos como las fuentes, las esculturas o sencillos diseños con piedras.

Puedes conseguir un nexo de unión entre las distintas zonas de tu jardín creando un sendero ajardinado rodeado por coquetas luces que por la noche crearán un ambiente de lo más íntimo y acogedor.