Decorar un loft
Cada vez son más las personas que a la hora de independizarse solamente pueden optar a pequeños lofts o, lo que es lo mismo, diminutos estudios sin paredes distribuidoras.

Sin embargo, lejos de parecer una desgracia cada vez son más los que adoran la idea de vivir en apartamentos como estos, que se convertirán en espacios realmente cálidos y acogedores.


¿Quieres conocer algunas claves para la decoración de tu loft? ¡Echa un vistazo a esta guía básica y añade puntos a tus propias ideas decorativas!

Decorar un loft
– Dado que el espacio es muy reducido debes buscar las mejores maneras de potenciar la luz en cada rincón. En este sentido, el color de las paredes es algo fundamental: Combina tonos claros y neutros con algunos tramos (o paredes enteras) en colores más oscuros, o bien decóralos con recubrimientos (madera, piedra, acero, cerámica…) u originales papeles pintados estampados que además darán un toque de elegancia y modernidad a la estancia.

– Potencia la luz natural también a través de la distribución de los muebles (intenta que no dificulten su paso), de los textiles (las cortinas, por ejemplo) o los materiales (plásticos transparentes y cristal no parecerán ocupar tanto espacio, por ejemplo), por ejemplo.

– El estilo minimalista será el más recomendado para la decoración, ya que se caracteriza por la sencillez y la única utilización de los elementos más básicos del mobiliario y la decoración (lo que será perfecto para tu reducido espacio).

– Escoge un mobiliario muy funcional, de líneas rectas y sencillas. Además, es conveniente que evites los muebles demasiado grandes que abarrotarán el poco espacio disponible.

– En cuanto a la decoración, algunos de los mejores ornamentos son aquellos que cumplen una función a la vez que decoran el hogar: Lámparas de pie, espejos que amplían el espacio, baldas para el almacenamiento, etc.

– Puedes crear distintos ambientes en un mismo espacio a través del uso de los distintos colores, de la iluminación dedicada a cada espacio y también gracias a algunos elementos de distribución como los biombos, las estanterías, los murales o los paneles de tela, por ejemplo.