Decorar un piso de menos de 40 metros
El desorbitado precio de las hipotecas de hoy en día es el causante de que cada vez más personas acaben comprando o alquilando uno de esos diminutos pisos que apenas alcanzan los 40 m2.

Aunque cabe reconocer que son de lo más acogedores, estos minúsculos pisos suponen un auténtico quebradero de cabeza en lo que a la decoración se refiere… Si quieres conocer algunos trucos y consejos para facilitar la tarea atiende a lo que te contamos en este artículo.

La clave de decorar uno de estos mini-pisos será aprovechar el espacio al máximo, no solamente a nivel físico sino también a nivel visual.

Decorar un piso de menos de 40 metros
Para empezar debes aprender algunos trucos para potenciar la luz natural en el espacio. Algunas de las técnicas más utilizadas para ello son las siguientes:

– Utiliza tonos claros en las paredes, pues ayudarán a reflejar el doble de luz en el espacio. Tranquilo, porque podrás dar el toque de color con otros elementos decorativos secundarios.

– Los espejos son unos grandes multiplicadores de luz en tanto que su superficie refleja los rayos del sol por todas partes.

– Procura no colocar muebles altos en zonas que puedan interrumpir el paso de la claridad del día como puede ser el centro de las estancias, por ejemplo.

Decorar un piso de menos de 40 metros
No coloques más mobiliario del necesario en el espacio, aunque esto parezca imposible teniendo en cuenta las dimensiones del piso y la cantidad de cosas que debemos guardar en él. Para ello lo mejor es que te hagas con muebles sencillos de líneas ligeras (en maderas claras o aluminio), alguno de ellos más alto para aprovechar al máximo el espacio pero el resto con medidas más bien moderadas que no abarroten física o visualmente tu hogar.

Es también muy importante que sepas aprovechar los rincones muertos del hogar así como escoger un mobiliario con gran capacidad de almacenamiento que no resulte demasiado cargante a nivel visual.

Recuerda siempre que los colores claros y algunos materiales más ligeros (acero, cristal, etc.) serán los mejores aliados para que tu espacio no parezca todavía más pequeño.