Decorar un piso en alquiler
Si decorar un piso ya te parecía una tarea difícil, pensar el interiorismo de un piso en alquiler es doblemente complicado: No solamente tenemos que adaptarnos a nuestros gustos, el espacio y las características de nuestro hogar, sino que además tendremos que hacerlo de una forma cuidadosa y sin grandes modificaciones en el apartamento.

Decimos esto porque, como sabréis muchos de los que ya habéis firmado un contrato de alquiler en alguna ocasión, las condiciones del contrato acostumbran a incluir cláusulas según las cuales el inquilino no tiene derecho a modificaciones significativas sin el consentimiento del propietario (¡ni un agujerito en la pared!).

Además, puede que a ti tampoco te interese hacer grandes inversiones teniendo en cuenta que el apartamento no es de tu propiedad…

Decorar un piso en alquiler
Si quieres algunas ideas para decorar de una forma original, sencilla y económica aportando personalidad de la forma más sutil, ¡toma nota!

– Si las paredes son blancas puede que puedas pintarlas a tu gusto, porque si alguna vez tienes que dejar el piso las dejas como al principio y solucionado. Si apuestas por el blanco pero lo ves demasiado soso e impersonal rompe la monotonía con una pieza destacable en cada habitación ubicada en el punto focal de cada espacio.

– Cambies o no de color, te recomendamos no cambiar la técnica de pintura (sencillo, gotelé, estucado veneciano, etc.) puesto que volver a recuperarlo ya sería más costoso.

– Si no puedes hacer agujeros en las paredes sé creativo y utiliza recursos decorativos con los que no sean necesarios: Los vinilos y stickers decorativos, los grandes espejos verticales apoyados en el suelo o las paredes con pinturas originales como las de pizarra o las imantadas son grandes ideas. También puedes comprar varios cuadros en bastidor de muy poco peso y pegarlos con una masilla especial.

– Te encanta el piso pero el suelo te parece un auténtico horror: Utiliza alfombras para disimularlo en las estancias más importantes, pues estos elementos además pueden dar mucho estilo y glamour a los espacios.

– Los pisos en alquiler suelen ser muy neutros y con poca personalidad: Demuestra quién vive ahí y crea un espacio que hable de ti con el estilo, los muebles y los complementos que más te gusten, pues es algo que podrá desaparecer contigo cuando abandones el piso. Puedes conseguirlo con el uso de los textiles, las fotografías personales, las plantas, las lámparas o algunos elementos del mobiliario, por ejemplo.

– No abuses de la ornamentación si no quieres tener que desprenderte de la mitad cuando vuelvas a trasladarte en el futuro.