Decorar un piso para alquilar
Cuando tenemos una propiedad de la que queremos conseguir beneficios sin desprendernos de ella no nos queda otra opción que ponerla en alquiler. Sin embargo, ahora que el mercado inmobiliario no está en su mejor momento la competencia entre los propietarios es cada vez más fuerte.

¿Quieres conseguir que tu piso para alquilar sea un lugar con encanto sin invertir demasiado dinero? No te pierdas las claves decorativas que te proponemos.

Para empezar recuerda que no eres un arquitecto o interiorista de aquellos que venden pisos ya decorados, sino una persona que busca proporcionar al potencial inquilino lo que quiere: Un lugar limpio, reformado y con estilo.

Decorar un piso para alquilar
Para ello bastará con que pongas de tu parte los básicos, pues quién más quién menos querrá personalizar el espacio a su manera.

En este sentido debes empezar por pintar todas las paredes y techos de la casa con el fin de dejarla limpia y como nueva. El color blanco es la mejor de las opciones para convencer a los posibles inquilinos: Proporciona una gran sensación de limpieza, amplitud y luminosidad, pega con todo y además resulta más económica.

En lo que al mobiliario se refiere lo mejor es que optes por muebles modernos de líneas sencillas, de calidad media y sobre todo muy funcionales a la vez que cómodos. En Ikea puedes encontrar una gran variedad a precios realmente económicos.

Recuerda que precisamente para garantizar el confort debes pensar muy bien en la distribución de los elementos en el espacio con el fin de conseguir no solo unas estancias más amplias para el paso sino para liberar visualmente al espacio de demasiada carga.

No ornamentes el espacio, porque eso ya será cuestión de los futuros habitantes de la vivienda. Limítate a comprar algunos elementos funcionales como lámparas y lamparillas sencillas, alfombras o algún que otro espejo.