Decorar un rincón de interior con ambiente veraniego
Justo hoy se estrena el invierno y a pesar de haber tenido un otoño que prolongó las altas temperaturas casi hasta noviembre, es fácil que pronto nos cansemos del frío. Es cierto que un ambiente invernal en el que puedas descansar delante del calor de una chimenea suena muy tentador y resulta muy confortable, pero anímicamente el verano siempre te sitúa en un puesto superior.

El invierno suele producir bastante tristeza, ya no porque los días sean más cortos y grises, sino porque todo ello se ve reflejado en nuestra rutina diaria, nuestro vestuario y hasta en la ropa de la casa. Empezamos a retirar los colores más vivos y alegres para dar paso a colchas, cojines y cortinas cuya gama cromática sigue la línea de los tonos más propios del invierno. Todos estos detalles contribuyen de alguna manera a que nos mostremos más melancólicos.

Una alternativa que puede ayudarte a sentirte un poco mejor es la de que decores un espacio de tu casa destinado a ser tu propio rincón veraniego, un sitio que te ayude a desconectar de la monotonía invernal y que te haga sentir como si descansaras en el jardín a media tarde. Inicialmente ese lugar deberá situarse en el ventanal que más luz reciba a lo largo del día, siempre que sea posible.

A partir de ahí, una idea como la que puedes ver en la fotografía que hoy te traigo puede colaborar a que esa iluminación se vea aumentada gracias a la colocación de placas reflectoras en la zona central del suelo, ya que trabajarán como espejos. Cojines bajos alrededor, en tonos alegres mezclados con alguno más frío, también aportarán un aire muy chill out que te transportarán de lleno a revivir tus mejores momentos de relax veraniego.