Decorar una habitación individual muy pequeña
Muchos pisos de hoy en día poseen tan pocos metros que la decoración se convierte en una auténtica pesadilla cuando nos encontramos con la necesidad de encajar demasiadas cosas en muy poco espacio.

Los dormitorios son precisamente una de las estancias más problemáticas, pues deberemos ingeniárnoslas para conseguir un espacio confortable, todo lo amplio que podamos a nivel visual y con una buena capacidad de almacenamiento sin olvidarse por supuesto de una bonita decoración.

De este modo, la idea es aprovechar el espacio al máximo sin recargarlo visualmente.

Decorar una habitación individual muy pequeña
El primer paso para conseguirlo será escoger colores claritos como el blanco o el crema para la base decorativa, es decir, para techo y paredes. No te preocupes, que los elementos decorativos e incluso el mobiliario podrán ayudarte a dar los toques de color en la estancia.

Es muy importante también que sepas cómo aprovechar el potencial de estos colores dejando que la luz natural entre y se reparta fácilmente por la estancia.

Decorar una habitación individual muy pequeña
La mejor forma de aprovechar al máximo la habitación es distribuyéndola de manera que la cama quede pegada a la pared; a su lado puedes colocar una pequeña mesita con cajones (más alta que ancha). Saca todo el partido al espacio inferior y superior de la cama colocando algunas cajas para el almacenamiento ocultas bajo la estructura así como algunas baldas en el espacio muerto que supone su pared superior.

Si necesitas ubicar un escritorio o estantería, no dudes en aprovechar los espacios muertos que suponen las esquinas de las paredes.

Teniendo en cuenta que no hay demasiado espacio como para colocar objetos de más lo mejor es que hagas de los elementos necesarios la decoración principal: lámparas, ropa de cama, cortinas, etc. Un buen recurso decorativo que no ocupa ningún espacio son los vinilos para paredes.