Decorar una habitación juvenil para chico
La adolescencia es un momento de rebeldía, una época de cambios en la personalidad de los niños que se convierten en adultos en busca de su propia identidad.

Precisamente por eso quizá sea este el momento en el que más complicada puede resultar la decoración de las estancias de nuestros hijos, y es que para conseguir el éxito no podemos pasar por alto ningún detalle.

La estancia debe ser un lugar confortable y acogedor, un lugar con el que se identifiquen y en el que se sientan completamente a gusto. Si a esto le sumamos otras cuestiones de espacio, iluminación y distribución de la estancia, la tarea se dificulta por momentos.

Aquí te dejamos algunas recomendaciones que pueden ayudar como guías básicas para este complejo tema:

Decorar una habitación juvenil para chico
Color
Aunque generalmente para estas estancias se recomiendan los tonos claros que potencien la luz en el espacio, lo cierto es que también puedes hacer algunas combinaciones con colores más oscuros que permitan apreciar que esta ya no se trata de la habitación de ‘el niño’ de la casa, sino de un joven un poco más maduro e independiente.

Distribución
Es requisito casi fundamental que cualquier habitación juvenil disponga de tres áreas diferenciadas que respondan a cada una de sus necesidades: Descanso, ocio y estudio.

Muebles
En relación con lo anterior, puede que no tengas tanto espacio como te gustaría, por lo que todo lo que se pueda hacer por ganar algunos centímetros es positivo: Para conseguirlo lo mejor es hacerse con muebles compactos de aquellos
que incorporan varias piezas en una (cama, armario, escritorio, cajoneras, etc. ).

No olvides tampoco que hay una serie de muebles que quizá no utilizarías en otras estancias pero que resultan en este caso imprescindibles como el escritorio o las estanterías para libros, videojuegos o películas, por ejemplo.

Decoración
Aunque puede que seas tú la principal decoradora de la estancia, lo cierto es que en este sentido siempre será tu hijo el que tenga la última palabra. Escucha sus gustos, observa sus aficiones y colabora mano a mano con él para conseguir una estancia en la que se encuentre todo lo a gusto que sea posible.

Los chicos tienden a ser más sencillos que las chicas, por lo que muy probablemente tendrías que reducir la ornamentación en la estancia a algunos vinilos o papeles pintados decorativos divertidos o interesantes.