Decorar una habitación juvenil para niños
¡Reconócelo! Tu hijo ha dejado de ser un bebé y ahora es un niño grande con mayor autonomía, lleno de vitalidad, con sus propios gustos y un montón de actividades por hacer. Por eso, es importante crear su espacio propio, un lugar donde se sientan más identificados, además de libres y cómodos.

Para que logres que la habitación del más pequeño de la casa se convierta en el rincón donde más a gusto esté, hoy en Interiorismos vamos a explicarte cómo decorarla. ¿Te apetece conocer nuestros consejos?

Ten en cuenta sus gustos

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de decorar una habitación, que podríamos llamar juvenil, son sus gustos. Por primera vez, el niño podrá tomar partido en lo que será la decoración de su propia habitación. De esta manera no solo se sentirá más cómodo en ella, sino que compartirás con el pequeño momentos muy divertidos. Eso sí, deberás llegar un acuerdo encontrando el equilibrio entre lo que quiere y lo que necesita.

Decorar una habitación juvenil para niños

Paredes y suelo

Por otro lado, te recomendamos optar por pintura plástica y lavable para las paredes u optar por papeles pintados, ya que la aparición de manchas puede ser muy frecuente. En cuanto al suelo, deberá ser resistente, durable, cálido y de fácil mantenimiento. El parquet y las alfombras son muy recomendables.

La cama

Otro aspecto importante es la elección del colchón, ya que hay que tener en cuenta que el niño está en pleno crecimiento. Lo mejor es escoger un colchón que no sea demasiado duro ni excesivamente blanco. En cuanto a los textiles, lo mejor es optar por tonos y estampados divertidos.

Decorar una habitación juvenil para niños

Orden

Otro de los aspectos clave de las habitaciones infantiles es el orden. Al tener muchos juguetes y accesorios, es importante contar con un buen sistema de almacenaje. Las cajas, los cestos y los baúles son ideales para este fin. También serán útiles unas estanterías colocadas a su altura.

Decorar una habitación juvenil para niños

Zona de lectura e iluminación

Por otro lado, es buena idea destinar una zona de lectura, para que también pueda escribir o pintar. Un escritorio y una silla cómoda serán suficientes. Además, es esencial tener una buena iluminación, reforzando la luz natural y contando con una luz cálida de techo y una pequeña lámpara de apoyo cerca de la cama o en el escritorio.