Detalles para una decoración elegante
Al igual que ocurre con el vestuario, la elegancia también es un factor muy importante en la decoración del hogar. Pequeños detalles que convierten cualquier rincón en un espacio exquisito, algo que no tiene por qué ir relacionado directamente con nuestro nivel económico, sino más bien con una cuestión de buen gusto. Más de una vez hemos visto mansiones de famosos que nos han horrorizado por la sobrecarga de objetos que inundan cada estancia como si fuera un mercadillo.

Hoy veremos algunos detalles que contribuyen a una decoración elegante, entre los que siempre destacarán la iluminación, el colorido y una correcta distribución. En la primera fotografía podemos ver un recibidor con acceso directo al salón principal; dos ambientes separados por un arco cuyas molduras laterales se ven engalanadas por una actual vidriera que combina transparencia, plata y azabache. Este acristalado es mucho más elegante que los que se realizan con múltiples colores.

Detalles para una decoración elegante
La elección de tonos neutros en suelos, techos y paredes da mayor sensación de amplitud, algo que toma mayor relevancia al dotar a cada estancia de diferentes puntos de luz. Esto es algo que podemos ver en todas las imágenes, en las que se han combinado lámparas de techo, de mesa y apliques de pared. La clave está en no buscar el conjunto entre ellas, sino en tener la personalidad suficiente para hacer que distintos estilos convivan en perfecta armonía. Esta convivencia debe estar presente también en el mobiliario, piezas de distintas épocas y materiales pueden crear ambientes espectaculares.

Detalles para una decoración elegante
Del mismo modo, estilos tan separados en el tiempo como el clásico y el minimalista también pueden conjugarse a la perfección. Puedes ver que esto ocurre en el dormitorio principal que te muestro en la última fotografía. Éste se ha amueblado con piezas de líneas sencillas, propias del minimalismo, y que encajan a la perfección en el ambiente más conservador que confieren los enormes cortinones y los apliques de candelabros. El resultado final es un espacio con mucha personalidad, muy elegante y de gran belleza.