Detalles para una decoración romántica en San Valentín
¿Lo tienes todo a punto para San Valentín? ¿No? Pues no tienes mucho tiempo qué perder, porque el día más romántico del año está a punto de llegar. Además de un bonito regalo para tu pareja, una deliciosa cena y un buen cava con el que brindar, será necesario que la decoración acompañe, ¿no crees?

Por eso, hoy vamos a hablarte sobre algunos detalles que harán que tu hogar se vea apasionado y delicado al mismo tiempo, es decir, te vamos a dar las claves para que le agregues una pizca de romanticismo a tu vivienda, dejando a un lado los típicos corazoncitos. ¿Estás preparado? ¡Pues aquí van estas sencillas ideas!

Rojo y rosa

Si hay dos colores típicos en San Valentín, estos son el rojo y el rosa. Así que agrega el primero de ellos en su tonalidad más pura en pocas cantidades: un silla, un patrón, accesorios… Si quieres más rojo en tu decoración, puedes incluir más elementos, aunque en tonos más apagados o claros.

En cuanto al rosa, lo podrás añadir en tapizados, paredes, accesorios y textiles. Para balancear estos tonos, puedes usar el blanco y el beige en mayores cantidades.

Detalles para una decoración romántica en San Valentín

Flores

Un detalle que no puede faltar en San Valentín es el de las flores. Te aconsejamos que te hagas con plantas que florezcan en ciertas épocas del año, auqnue también puedes comprar flores de plástico o hacerlas tú mismo con otros materiales, como el papel. Por supuesto, también puedes introducir motivos florales de otras maneras: en textiles, papeles pintados, cortinas, almohadones, cubrecamas…

Velas y candelabros

Y si las flores no podían faltar, imagínate las velas, que le darán calidez y una atmósfera de privacidad a tu hogar. Una buena idea es agruparlas en un lugar donde se vean fácilmente, como un centro de mesa o encima de la chimenea. Por supuesto, también puedes ponerlas sobre candelabros de estilo antiguo, un accesorio súper romántico.

Detalles para una decoración romántica en San Valentín

Iluminación

En cuanto a la iluminación, lo mejor es que sea cálida. Para ello necesitarás lámparas de tonos suaves y no completamente blancas. Además, es buena idea que incluyas lámparas en distintas partes de tu hogar para poder iluminar solo los lugares que sean necesarios.