Detalles retro y vintage para un hogar moderno
Contrastar estilos decorativos en el hogar puede ser una idea arriesgada si no tienes demasiada idea de cómo llevarla a cabo, y es que no todos los estilos son compatibles entre ellos.

En este sentido, los estilos que mejor te permiten llevar a cabo esta idea son los contemporáneos y los de tipo retro o vintage inspirados en décadas pasadas. Sí, porque algunas piezas clave de dicha época todavía son a día una buenísima forma de aportar elegancia, sofisticación y también un estilo muy alternativo a tu decoración.

La primera idea que nos viene en mente es la de las grandes y elegantísimas lámparas tan empleadas décadas atrás, no solamente las más clásicas de araña con brillantes cristales sino también aquellas de múltiples brazos de forja con trabajadísimos acabados.

Detalles retro y vintage para un hogar moderno
Uno de los clásicos que puede marcar la diferencia en tu espacio es el tradicional sofá o sillón chester, especialmente si vienen acompañados por ese mullidito estilo capitoné que tan elegante resulta. En los dormitorios podrás adaptar este estilo en el cabecero de la cama.

Otro elemento del que ya te habíamos hablado y que nos tiene absolutamente encaprichadas es ese reloj de pie que tanto habíamos visto en los hogares antiguos, aunque en esta ocasión con una estética a menudo mucho más moderna. Lo mismo decimos de los relojes de cuco… ¡una auténtica monada!

Si quieres dar un toque retro todavía más marcado a tu decoración puedes hacerlo incluyendo otros elementos como las sillas de plástico con formas curvas, las grandes cortinas de tipo teatro, los papeles pintados de estilo clásico o sesentero en las paredes o los espejos con trabajadísimas molduras rococó.

Nuestro último consejo es fácil de decir pero quizá no tanto de seguir: no te dejes llevar más de la cuenta y calcula siempre el impacto de cada objeto en el espacio… ¡los errores pueden salirte muy caros!