Distintas técnicas para pintar la pared
Las paredes son la base de la decoración de cada una de las estancias y, en parte por ello, también uno de los grandes protagonistas. Precisamente por eso no estaría de más que conocieras qué técnicas, métodos y materiales puedes utilizar como alternativa al tradicional recurso de la pintura tradicional.

Echa un vistazo a esta rápida guía que te dejamos, ¡seguro que te encanta más de una de estas ideas!

- Pintura: No hace falta que comentemos demasiado este recurso, pues es el más habitualmente utilizado para cubrir imperfecciones y dar color a las estancias. Existen muchísimos colores y clases de pintura para distintas superficies y diferentes acabados.

Distintas técnicas para pintar la pared
- Esponjeado: Sobre la pared pintada en un color base deberás golpear suavemente una esponja bañada en otro color para conseguir así una superposición de colores. El tipo de esponja que escojas (natural o sintética) condicionará el resultado visual final en la pared.

- Trapeado: Es una técnica similar a la anterior, solo que esta vez se utilizará un lienzo o trapo en vez de una esponja para dar el segundo color a la pared (puede haber más de dos colores). Tienes tres posibilidades para conseguir el efecto: Con golpes suaves en la pared, frotando el lienzo o haciéndolo rotar con las formas que hayas pensado.

- Estarcido: Este sistema también utiliza la pintura, y consiste en imprimir una imagen sobre la pared (una o más veces) con la ayuda de una plantilla o esténcil. Solamente deberás calcular el espacio donde quieres ponerlo, pegarlo sobre la pared con cinta adhesiva y pintar con esponja, rodillo o pincel en caso de que vayas a utilizar varios colores en el diseño.

- Gotelé: Es esa técnica que consiste en esparcir pintura más espesa de lo habitual dejando durante su aplicación gotas o grumos de material sobre la pared para dejar una superficie grumosa. A pesar de su gran capacidad para ocultar los defectos de la pared, lo cierto es que esta técnica ha dejado de estar de moda.

- Estucado veneciano: Es una pasta compuesta por cal, polvo de mármol y pigmentos que deja un resultado ultra brillante y de gran elegancia. La gracia de la técnica se encuentra en la combinación de distintos colores sobre la superficie.

Si te has cansado de utilizar siempre pintura para las paredes, también puedes plantearte la posibilidad de utilizar otros recursos decorativos para cubrirlas.