Distribución de dormitorios infantiles
La habitación de los niños es una de las más agradecidas a la hora de decorar pero no precisamente la más fácil, y es que además de un espacio de descanso deberás convertirla en un entorno ideal para el juego y para el estudio.

Si quieres preparar el dormitorio para el nuevo miembro de la familia o renovar la anterior estancia de tu pequeño toma nota de algunos de estos consejos de distribución y aprende a sacarle el máximo partido.

El dormitorio debe cumplir los tres requisitos clave para el futuro, así que además de tu imaginación debes plantearte mil y una creaciones hasta que des con la ideal para el espacio del que dispones.

Distribución de dormitorios infantiles
– Mobiliario: Lo ideal es que te hagas con muebles compactos que integren todos los básicos en forma de ‘L’ (en la esquina) para aprovechar al máximo el espacio. De este modo ocuparás el mínimo de metros y conseguirás más espacio libre para las zonas de juego o entretenimiento.

– Escritorio: Supone la zona de estudio básica, por lo que debe estar preparada y en las mejores condiciones para que tus pequeños trabajen. Para una mayor comodidad deberás garantizar un espacio de un mínimo de un metro y siempre que sea posible junto a la ventana para aprovechar la luz natural.

– Juego: La zona de juego acabará siendo en realidad el espacio libre que queda en la habitación y que probablemente hayas tenido que ir ganando centímetro a centímetro a base de ahorrar espacio con cada uno de los elementos anteriores. El espacio de juego debe quedar siempre garantizado, por lo que a poco que puedas dedica la zona frente a la cama y el mueble en forma de ‘L’ para dedicar a esos juguetes, pizarras, casitas de muñecas o videoconsolas que tanto gustan a tus pequeños.