Distribución imprescindible de un armario
Por lo general, la mayoría de los campos que abarcamos en la decoración, en lo que a estética se refiere, suelen tener como tema central todos aquellos elementos que van a ser visualizados por toda la gente que visita una estancia, puesto que en ellos buscamos gran belleza, además de funcionalidad. Aún siendo así, no podemos obviar otros espacios que no serán vistos por todo el mundo, pero que también deben estar perfectos para nuestra comodidad.

Éste bien podría ser el caso de los armarios, una parte fundamental en toda vivienda, a la que antes no se le daba más importancia que la apariencia que pudieran tener sus puertas, puesto que era la parte que se vería desde el exterior; después las abrías, y te encontrabas una barra de lado a lado, y poco más. Afortunadamente, en la actualidad hay infinidad de diseños que cuentan con fantásticas distribuciones, que se adaptan a la perfección a tus necesidades.

Obviamente, la fotografía que hoy traigo, no pertenece al armario tipo que suele haber en todas las casas, pero el hecho de que tenga las puertas correderas de cristal transparente, me facilita mucho la labor, para poder mostrarte cómo debe ser un interior, aunque cuentes con menos espacio, puesto que en éste, en concreto, todos los distribuidores están por duplicado. Lo ideal es construirlo de obra, pero también hay mueblerías que venden módulos que se adaptan a la perfección al armario que ya tengas.

Más allá de la barra tradicional, es muy importante contar con un espacio de cajones y otro de estantes; los cajones pueden tener el frontal transparente, lo que te facilita ver en todo momento lo que hay en su interior; por su parte, los estantes no deben tener mucho fondo, puesto que al final acabas por acumular ropa a la que no le das mucho uso. Del mismo modo, es importante contar con un altillo, ya que son muchas las cosas que en él podrás almacenar.