Distribuir el dormitorio de matrimonio
Aunque hay quienes todavía no lo han asimilado, el dormitorio debe ser un lugar lleno de orden y pulcritud, un lugar donde el espacio se vea amplio, claro y limpio independientemente de los metros que posea.

En ese aspecto la distribución de los elementos en la estancia es algo fundamental, y es que debemos pensar en la mejor manera de ubicar cada una de las piezas de modo que consigamos el anterior objetivo sin renunciar a los necesitadísimos espacios de almacenamiento o de paso.

Distribuir el dormitorio de matrimonio
Teniendo en cuenta que en los dormitorios de matrimonio la cama suele ocupar una posición central (con el cabecero en la pared), la distribución deberá establecerse alrededor de la misma: Es preciso que escojas camas de unos 10 cm más de largo que la persona más alta de la pareja y que dejes un mínimo de 70 cm alrededor de cada una de las bandas para permitir un paso mínimamente cómodo.

En las estancias especialmente estrechas lo mejor escoger armarios con puertas correderas (tendrás menos dificultades a la hora de abrirlo y no reducirás espacio visual) y ubicarlos en alguna de las esquinas libres de la estancia. Si es de puertas batientes (las tradicionales) calcula que haya suficiente espacio para abrirlas y para ti misma, lo que suele precisar unos 70 cm.

Si no quieres recargar demasiado la estancia con un armario de grandes dimensiones o sencillamente preferirías repartir el espacio con algunos otros muebles una cómoda puede ser una gran idea: Puedes colocar una no demasiado amplia (unos 45cm de fondo) bajo la ventana para aprovechar el espacio ‘muerto’ que queda así como para dar un toque romántico a la habitación. De este modo podrás quitar carga al armario y tener a mano lo que más necesitas a diario.