Diviértete pintando tus paredes con plantillas
Año nuevo, vida nueva y, por qué no, decoración nueva. Ya sabemos que no está el horno para bollos y que a estas alturas no podemos gastar mucho dinero en cambiar nuestro hogar. Sin embargo, siempre hay opciones económicas de lograrlo. Por ejemplo, una de las maneras más fáciles y baratas de cambiar la decoración de tu casa es pintando las paredes. ¿No te hace gracia la idea? ¿Y si te decimos que puedes conseguir resultados increíbles gracias a las plantillas?

Sin lugar a dudas, pintar las paredes con motivos decorativos es una de las maneras más divertidas de darle un toque nuevo a tu hogar. Puedes conseguir las plantillas en el mercado, sobre todo en tiendas artísticas, papelerías y grandes almacenes, aunque también puedas crearlas tú mismo de manera casera con un poquito de creatividad. ¿No te lo crees? ¡Atento a lo que vamos a contarte a continuación!

Diviértete pintando tus paredes con plantillas

Consejos para pintar con plantillas

Lo mejor de esta técnica es que puedes jugar y divertirte con diseños de lo más modernos y abstractos y combinarlos con distintas capas de color y formas. Sin embargo, hay que tener en cuenta una serie de elementos. Por ejemplo, es importante que la pared esté limpia antes de empezar a pintar para poder poner las plantillas y adherirlas con cinta adhesiva. A continuación, con un rodillo o un aerógrafo deberás aplicar la pintura empezando por la esquina de la pared y asegurándote que la cinta quede bien pegada. Si quieres que tenga un tono de color más fuerte, pasa más de una vez el rodillo.

Hacer plantillas

Como te acabamos de decir, es fácil encontrar plantillas en el mercado, pero ninguna de ellas aportará el toque personal que tu puedes darle al hogar. Para hacerlas, debes conseguir acetatos o placas viejas y dibujarle el diseño que más te guste. Después, con mucho cuidado, corta con un cutter por sobre la línea marcada. ¿A qué era sencillo?