Dónde colocar el tendedero
Práctico pero bastante antiestético a nivel decorativo, el tendedero es uno de esos elementos imprescindibles del hogar del que a más de uno nos gustaría olvidarnos… ¡Es imposible integrarlo de una forma decorativa!

A continuación te dejamos distintas opciones para integrar el tendedero en tu hogar, algunas de ellas más bien tradicionales y otras más originales y discretas para ‘dañar’ al mínimo el interiorismo de tu hogar.

– Ventanas: Es uno de los sistemas más tradicionales, aunque a nivel estético deja mucho que desear… Sin embargo, a práctico no le gana ningún otro: sus cuerdas se extienden entre el extremo de una ventana y otra (hasta un máximo de 3 ventanas generalmente) y permiten secar al aire un montón de prendas a la vez.

Dónde colocar el tendedero
– Tendederos ‘de pie’: Es la opción para los hogares más pequeños o para aquellas personas que renunciáis a afear la fachada de vuestras casas con las braguitas y los pijamas que tan vulgar puede llegar a quedar. Pueden colocarse en cualquier rincón aireado como el balcón, la terraza o la galería, por ejemplo.

– Galería: Dependerá de sus características, aunque puedes colgar cuerdas del balcón interior en caso de que lo haya o bien extenderlas de un extremo al otro de la parte superior de las paredes.

Dónde colocar el tendedero
– Plegables de pared: Es una opción de lo más original y práctica, pues además de pasar bastante desapercibido cuando no está en uso permite ocupar el mínimo espacio gracias a un sistema por el que se pliega hacia la pared.

– Colgando del techo: Una propuesta genial que conocemos de la mano de IKEA. Consiste en un tendedero que se sujeta en el techo y que puede regularse para que tiendas con comodidad: bájalo hasta donde necesites para colgar tus cosas y luego elévalo hasta tan arriba como consideres necesario.

Ya ves, tienes varias alternativas posibles… ¡Solo tienes que analizar tu hogar y determinar la tuya!