Dónde colocar los espejos según el Feng Shui
Acabamos de darte algunos consejos prácticos para decorar tu hogar al estilo japonés y, sin alejarnos del mundo oriental, vamos a hablarte de los espejos y el Feng Shui, un arte chino milenario que hoy en día está muy presente en la sociedad occidentalizada.

Como ya sabes, el Feng Shui intenta buscar elementos decorativos que creen energía positiva en el espacio. De esta manera, los espejos son generalmente usados como representantes del elemento agua. Los espejos traen una sensación de frescura y tranquilidad y contribuyen en la creación de un buen chi o energía Feng Shui. Con la instalación adecuada puede cambiar el flujo de energía dentro de una habitación y, como tal, puede “curar” el espacio. Sin embargo, estos objetos decorativos crean una fuerte energía, lo que puede desembocar tanto en efectos negativos como positivos.

Dónde colocar los espejos según el Feng Shui
Así, en el dormitorio es poco recomendable tener espejos, ya que es una estancia utilizada para el descanso, la calma y el sueño. Si no puedes prescindir de ellos, lo más recomendable es taparlos por la noche. Tampoco son recomendables justo enfrente de una puerta, aunque sí que lo son cerca de la puerta de entrada. Por otro lado, según el Feng Shui tampoco es bueno colocar un espejo frente al otro, ya que crea un elemento de distorsión y desorientador que promueve las energías negativas. Además, tampoco se recomienda usar espejos rotos, ya que representa una imagen fragmentada y promueve el chi negativa. De la misma manera, tampoco pueden usarse espejos de vidrio ahumado, ya que impiden la claridad de la mente.

Dónde colocar los espejos según el Feng Shui
Sin embargo, son recomendables en la entrada y en lugares estrechos y oscuros como pasillos largos, donde mejorarán la luz y el flujo del chi. Por último, son recomendables en espacios donde sean capaces de reflejar todo el espacio completo.