Dónde colocar los fogones o la vitrocerámica en la cocina
La cocina es sin lugar a dudas el lugar más difícil de decorar de todo el hogar, y es que dispongamos de muchos o pocos metros siempre deberemos encontrar espacio para cada uno de los elementos imprescindibles como son los armarios y cajones para almacenar el menaje y muy especialmente los electrodomésticos, nuestros mejores amigos en el hogar.

Como sabemos lo complicado que resulta todo esto, aquí te dejamos algunas ideas para facilitarte la tarea de escoger el lugar en el que colocar los fogones o la vitrocerámica en la cocina siguiendo los consejos del feng-shui.

Lo fundamental en este espacio de trabajo es pensar en tu comodidad, y es que será necesario que dispongas de un buen espacio disponible a tu alrededor para tener una buena libertad de movimientos.

Dónde colocar los fogones o la vitrocerámica en la cocina
Además, la ubicación de los fogones debe permitir a la persona que cocina tener una buena visibilidad de lo que ocurre a su alrededor para que nada pueda cogerle desapercibido y sorprenderle, causando accidentes de mayor o menor gravedad (caída de alimentos, derrame de sustancias ardientes, etc.) que pueden perjudicar su salud o bienestar.

Por todo esto, y a diferencia de lo que ocurre en la mayoría de casos (posiblemente por la falta de espacio disponible), el feng-shui recomienda no ubicar el hornillo o vitrocerámica contra la pared y muchísimo menos contra una esquina, lo que nos limitaría en cualquiera de los sentidos y repercutiría directamente en el resultado final de algunos de nuestros platos.

La solución ideal para cocinas con suficiente espacio es colocar una isleta central con cocina en el centro de la estancia, donde además podrás concentrar otras tareas como la preparación de los alimentos a cocinar o como punto de apoyo para tus platos.

Si en tu caso no dispones de demasiado espacio también puedes colocar una superficie lisa de acero contra la pared en la que se encuentran los fogones para conseguir un reflejo que te permita ver lo que ocurre en el resto de la cocina.