Dormitorio clásico con encanto
Por lo general, cuando se habla de moda, tanto en vestuario como en decoración de interiores, se utilizan muy a menudo conceptos como “cool, vintage, chic, vanguardia…” etc., pero no por ello debemos dejar a un lado otros estilos de decoración que también siguen teniendo su público y su encanto, como puede ser el estilo clásico. En este sentido, también acompañaremos siempre la lectura con adjetivos que tienen que ver con la elegancia y la atemporalidad, por no decir la calidad de los materiales empleados para obtener el resultado final esperado.

Como puedes ver en las fotografías que hoy te muestro, un dormitorio clásico puede casar perfectamente con un público de mediana edad, cuyo gusto pueda ser tan exquisito como aquél otro que se decanta por un mobiliario más minimalista y lineal. La belleza está presente en cada rincón, aún hablando de estilos que no están tan de moda.

Más allá de la tendencia actual que hay por lo retro, el estilo clásico conserva la esencia de los primeros pasos dados en la decoración de interior, puesto que en él radica la importancia de los detalles que convierten a una estancia meramente funcional, en un espacio cálido, confortable y muy personal. Donde antes encontrábamos simplemente una cama, mesilla de noche y armario, se empiezan a incorporar elementos accesorios y decorativos, por lo que la presencia de plantas, alfombras y cuadros toman una gran relevancia a la hora de decorar. Éste es el punto de partida de todo lo que después hemos venido descubriendo.

Imprescindible es, en todo caso, que los muebles elegidos para decorar un dormitorio de estilo clásico hayan sido de primera calidad, incluso necesitarán unos cuidados y mantenimiento especiales que no dejarán que pierdan su apariencia ni su valor. Lo mismo ocurre con las tapicerías que completen este estilo decorativo, así como los cuadros también seguirán una línea consonante con el entorno global.