Dormitorio de estilo mediterráneo
Tener un apartamento en la costa es un lujo del que a todos nos gustaría disfrutar, y es que nada mejor que tener a tu disposición uno de los mejores regalos de la naturaleza sin renunciar a todos los servicios y equipamientos propios de la urbanización.

Si eres de estos pocos afortunados no debes perder la oportunidad de crear una atmósfera relajante gracias al estilo mediterráneo, que creará un ambiente íntimo, acogedor y fresco a la vez ideal para descansar durante los apacibles días de verano.

De este modo, decorar tu dormitorio al estilo mediterráneo puede ser una gran idea. ¿Quieres saber cómo? ¡No pierdas detalle de lo que te contamos!

Dormitorio de estilo mediterráneo
Color
Es la base de la decoración, un punto de inflexión en el que no puedes permitirte el error de apostar por colores que no sean los neutros como blancos o cremas combinados con colores relacionados con el mar como el azul, el turquesa, el marino y hasta el rojo, por ejemplo.

Iluminación
La luz es fundamental en los espacios de estilo mediterráneo, que debe llegar a cada rincón de la estancia a través de grandes ventanales o balconeras cubiertas por finas y sencillas cortinas de tejidos naturales.

Mobiliario
Escoge muebles de madera de estilo rústico en color blanco decapado que le dé una apariencia un tanto antigua o utilizada. También puedes escoger otros de maderas claritas, pero nunca apuestes por muebles demasiado modernos.

Dormitorio de estilo mediterráneo
Textiles
Cortinas, ropa de cama, complementos de tela… Apuesta en todos ellos por los tejidos sencillos y naturales en superficies lisas de colores neutros (blancos, crema, beige, etc.); si quieres dar un toque de color, también puedes combinarlo con otros complementos de estampados florales, rayas u otras figuras en alegres y primaverales colores.

Ornamentos
La sencillez es la clave de cualquier interiorismo de este estilo, pero si quieres dar un toque todavía más mediterráneo puedes hacerlo utilizando elementos y motivos marineros como las estrellas de mar, las conchas, las anclas o los navegantes, por ejemplo.