Dormitorio elegante para chicas jóvenes
Decorar el cuarto de los hijos cuando ya están en edades avanzadas es, para muchas personas, un verdadero quebradero de cabeza, puesto que es justo en ese momento cuando el adolescente necesita sentirse identificado con su propio espacio y, no siempre sus gustos coinciden con los de sus padres, que difícilmente pueden aprobar ciertas formas de expresión.

En cambio, hay otras ocasiones en las que un hijo o una hija, como en este caso, es capaz de superar esa etapa adaptándose a la perfección a las opiniones de sus mayores, y aportando también ideas propias, lo que da como resultado una buena comunicación que se ve reflejada en un dormitorio como el que hoy te muestro en esta fotografía.

Lo primero que podemos apreciar es que pertenece a una persona a la que le apasionan los caballos, y deja constancia en los cuadros que hay colgados en la pared (perfectamente enmarcados), y en otros detalles como el papel que forra dichas paredes, donde se aprecian pequeñas siluetas de un salto, pero de un modo muy sutil, bien repartido, y nada recargado; lo que resulta tremendamente elegante.

En cuanto al mobiliario, creo que la elección de la madera clara combinada con zonas beige, es perfecta para conservar esa elegancia a la vez que le aporta calidez y juventud a la estancia, que resultaría más infantil si fuera lacada en blanco. Este mobiliario sigue unas líneas muy sencillas en su diseño, lo que te permite no cansarte de él nunca y poder adaptarlo perfectamente a cada cambio que se produzca en los gustos personales.

Del mismo modo, todos los accesorios son de gran belleza, pero también de utilidad, como un espejo de cuerpo entero con el que vestirse cada mañana, o un moderno diván sobre el que descansar, leer o escuchar su música favorita.