Dormitorio en blanco y negro
La combinación de los colores blanco y negro ha sido siempre marca de elegancia, sofisticación y modernidad en cualquiera de los ámbitos en los que puede utilizarse, desde las prendas de ropa hasta el interiorismo de los hogares.

No obstante, esta combinación es difícil de adaptar a todos los estilos decorativos del mercado puesto que podría desentonar dando una apariencia demasiado contemporánea en estilos como el clásico, el rústico o el inglés, por mencionar algunos.

En los dormitorios de estilo minimalista, vanguardista o shabby chic, sin embargo, utilizar el intenso contraste entre el blanco y el negro puede dar lugar a un estilo de lo más sofisticado y chic.

Dormitorio en blanco y negro
La clave está en acertar realizando la combinación de ambos sobre las distintas superficies, alternando armoniosamente su uso entre las paredes, el mobiliario, los suelos o los complementos decorativos, por ejemplo.

Nuestro consejo es que intentes compensar los unos con los otros, no oscureciendo demasiado la estancia con zonas demasiado abundantes en color negro pero tampoco haciendo del lugar un espacio donde la luz se refleje por todas partes: La idea es conseguir un término medio en el que el blanco potencie la luz que amplia los espacios mientras que el negro le aporta ese toque de elegancia y de glamour.

Dormitorio en blanco y negro
Eso sí, tampoco es cuestión de que te obsesiones con tener absolutamente todo en blanco y negro: Aportar toques de color con la ayuda de algunos elementos decorativos y con el uso de los textiles es una gran forma de romper con la excesiva sobriedad del contraste de estos dos colores.

¿Nuestro consejo? Escoge un color llamativo que destaque en el espacio como el rojo, el fucsia, el violeta o el verde pistacho, por ejemplo.