Dormitorio estilo zen
A todos que nos gustaría nos invadiera esa enorme sensación de paz y descanso cuando nos vamos a acostar. Sin embargo, éste no es precisamente un objetivo fácil de alcanzar.

Como esto no se consigue solamente a través del propio estado de ánimo de cada persona sino también del interiorismo de las estancias, la mejor idea para decorar una habitación para el descanso es utilizar un estilo que potencie precisamente todo esto.

El estilo zen se presenta en este sentido como una de las mejores opciones, un estilo que se aleja del clasicismo y de la excesiva modernidad para buscar la armonía y el equilibrio en una decoración sencilla y natural.

Las estancias que utilizan este estilo oriental suelen seguir unas guías básicas especialmente en cuanto a colores, materiales y texturas.

Es esencial que escojas para la habitación tonos nada estridentes o llamativos, colores que inviten al relax y a la desconexión como los tonos neutros (distintas gamas de blancos y beige), los marrones y tostados o los grises.

Dormitorio estilo zen
El mobiliario es también bastante característico, con piezas de materiales robustos y de calidad pero con líneas sencillas, rectas y elegantes sin nungún tipo de ornamentación. Predominan los muebles de baja altura en maderas naturales como la haya, por ejemplo.

El conjunto debe completarse con una perfecta elección de los textiles: Los mejores son aquellos de telas naturales en colores claros, ya sea lisos o con algún estampado con reminiscencias a la cultura oriental.

Los ornamentos son sencillos y tan naturales que sea posible: plantas (el bambú es ideal), algún que otro cuadro o lámina, una alfombra, las necesarias lamparillas y realmente poco más.

Una de las reglas primordiales para conseguir el equilibrio del dormitorio es el orden, por lo que debes establecer una buena distribución que fomente los espacios amplios, limpios y muy bien iluminados.