Dormitorio moderno con muebles clásicos
Cierto es que en la vida no todo es o blanco o negro y que también existen los términos medios, y eso lo podemos aplicar también a la decoración del hogar y conseguir un ambiente muy moderno y actual, aún habiéndolo decorado con un mobiliario que recuerda a una época lejanamente pasada, la cuestión está en hallar el equilibrio necesario para que el resultado sea exactamente igual al que teníamos planeado.

Como puedes ver en la imagen que hoy ilustra este post, este dormitorio se ha amueblado con piezas que ya fueron protagonistas muchas décadas atrás y que hoy vuelven con fuerza y no le aportan a la estancia un aire antiguo ni rancio sino todo lo contrario, un toque de mucha personalidad que se ha logrado gracias a la buena elección de colorido, texturas y volúmenes.

La gran protagonista de esta habitación es la cama, cuyos pies y cabezal están forrados en terciopelo gris, lo que le otorga a este lugar una gran sensación de confort tanto visual como físico, y el detalle del dibujo simulado con rombos abotonados es una de las características principales de la regresión ochentera que tanto está de moda incluso en la decoración del hogar.

Sobre la cama, la colcha azul claro que podemos visualizar gracias a que la mantita luce doblada a los pies, por lo que los cojines en tonos gris y negro destacan aún más. Este juego cromático es el que envuelve toda la habitación, puesto que está empapelada en un suave azul cielo sobre el que destacan unas finas siluetas floreadas en gris clarito. Una acertada combinación que te permite disponer de 2 mesillas de noche con espejos en todas sus caras, y que la sensación de lo que allí reflejan no sea nada cargante, sino que ayuden a proyectar mayor confort.