Dormitorio y vestidor en un mismo espacio
Atención todas las que lleváis años y años soñando con ese piso ideal en el que además de una enorme habitación podríais disfrutar de un vestidor personal, porque afortunadamente hemos dado con una idea genial para conseguir ambos espacios en una sola habitación.

La esencia de la idea es la siguiente: La habitación (que debe ser de grandes dimensiones) se dividirá en dos partes no proporcionales para crear una especie de armario vestidor sin necesidad de hacer reformas para levantar paredes.

Tranquila, porque llevar a cabo la idea es muchísimo más fácil de lo que parece… Eso sí, ¡necesitas una habitación suficientemente grande!

Ahora bien, ¿cómo cerrar el espacio? Muy sencillo: Compraremos un armario de gran altura (hasta el techo) que tendrá la doble función de ejercer como pared por su parte trasera lisa y como armario en su parte frontal, que es en realidad su función principal. Ten en cuenta que para poder entrar y salir de él deberás escoger un tamaño de un mínimo de un metro menos que el total de la pared.

La clave está en cómo colocarlo: Calcula 1’5m de distancia desde la pared (o el otro armario, en caso de que quieras dos) y coloca en este punto el armario siempre con su parte frontal mirando hacia la pared y no hacia el resto de la estancia.

En este sentido, la parte trasera del armario hará las veces de muro divisorio entre el vestidor y la parte general del dormitorio, por lo que no puedes dejarlo tal y como llegue de fábrica sino que debes asegurarte de que sea decorativo y resulte favorecedor para la estancia. Nuestro consejo es que lo hagas colocando sobre la trasera un papel pintado que además dará un toque original a la habitación.

Procura que haya una ventana en el mismo hueco entre pared y armario (o entre los armarios enfrentados, según el caso) o bien en la pared frontal para que pueda entrar un poco de luz natural al espacio. Si no es posible tranquila, bastará con una buena iluminación artificial en las zonas clave del vestidor.

La organización del vestidor ya la dejamos en tus manos aunque acompañada por un consejo: ¡Planifica antes de tomar decisiones!