Dormitorios de estilo vintage
El vintage es uno de los estilos que está más de moda en estos momentos en la decoración de interiores. Este estilo se basa en la combinación de lo antiguo o retro con lo actual, reviviendo diseños y formas del pasado con las ventajas de las nuevas tecnologías, que crean ambientes verdaderamente atractivos.

Un dormitorio vintage, en principio, es todo aquel decorado con muebles y accesorios de décadas pasadas (especialmente anteriores a los años 70), o muebles modernos que imitan las líneas del pasado. Así, las habitaciones inspiradas en este estilo pueden ir desde lo clásico y femenino, hasta lo retro y lo pop. A continuación te damos una serie de consejos para que decores tu dormitorio al estilo vintage.

Muebles

En primer lugar, te recomendamos que optes por muebles de madera típicas de los años 40, como son las de nogal, caoba o cerezo. El color de estas maderas hace que los muebles parezcan más viejos. Sin embargo, también puedes optar por el color blanco. Por otro lado, debes tener en cuenta que las mesitas de noche suelen ser altas y estrechas, mientras que la cómoda debe ir a juego con ellas. Una vez tengas los muebles, podrás pintarlos con grandes ramos de rosas o con volutas de oro.

Dormitorios de estilo vintage

La cama

En cuanto a la cama, deberá ir a juego con el resto de los muebles y la decoración de la estancia. El cabecero deberá ser grande, pudiendo escoger entre uno de piel en un color oscuro con formas redondeadas al más puro estilo de los años 70, o uno más moderno acolchado en blanco y con líneas rectas para que contraste con el resto de piezas.

Otros elementos

Si dispones de espacio, añade una butaca para dejar los cojines que adornan tu cama. Además, deberás añadir un espejo grande. No es mala idea que lo escojas o lo pintes de plateado. Además, puedes recurrir al papel pintado con motivos retro para las paredes.

Dormitorios de estilo vintage

Textiles

En cuanto a los textiles, elementos fundamentales para darle el toque final a tu dormitorio, podrás escoger desde las colchas de ganchillo hechas a mano y llenas de color, hasta los tonos sobrios como el blanco.