Dormitorios juveniles efecto tatami
Las camas han ido evolucionando muchísimo a lo largo del tiempo, y en los últimos años estamos asistiendo a un devenir constante de nuevas ideas y diseños. Todos ellos tratan de aportar un aire renovado al dormitorio, así como también de favorecer la máxima funcionalidad y aprovechamiento del espacio. Las camas tradicionales de 4 patas han dado lugar a modelos más actuales y prácticos cuya base destaca por ser un cubículo a ras de suelo.

En algunos casos nos encontramos con que este formato tiene como finalidad añadida el poder ofrecer un espacio a mayores para el almacenamiento, algo que estamos viendo mucho gracias a los canapés abatibles. En otras ocasiones se trata únicamente de una cuestión de diseño. En cualquier caso, esta apariencia es la que ha inspirado los dormitorios juveniles efecto tatami que podemos ver en este post de hoy.

Los modelos

Dormitorios juveniles efecto tatami
En la primera fotografía podemos ver el modelo que mejor refleja el efecto tatami. Sobre una amplia base de melamina reposa un colchón cuyas medidas son considerablemente inferiores. Este hecho es el que magnifica la impresión de que está colocado a ras de suelo. Del mismo modo, su ubicación esquinada ayuda a seguir aumentando esa impresión. El cabezal mantiene la estética del conjunto global gracias a que parece formar parte del revestimiento de la pared. El resultado es una cama que podrá utilizar también durante el día para crear un espacio de lectura u otro tipo de ocio como escuchar música o similares.

Dormitorios juveniles efecto tatami
Los otros dos modelos son algo más reducidos, lo que le resta un poquito de efecto a la intencionalidad tatami. También es importante el hecho de que están ubicados sin esquinar, pero la idea sigue siendo la de disponer de una cama baja muy cómoda y moderna, de la cual se puede aprovechar el saliente de la base para sentarse a modo de banco bajo.