Dormitorios prácticos para el almacenamiento
Si tu hogar es pequeño seguro que has tenido que ingeniártelas y pensar en todos y cada uno de los detalles que pueden hacerte ganar metros a nivel físico y visual además de conseguir espacios de almacenamiento que jamás antes te hubieses planteado.

Si en esta planificación del perfecto hogar para el almacenamiento también quieres hacer de tu dormitorio un lugar que aproveche cada rincón al 100% atiende a las ideas que te dejamos a continuación… ¡Y no pierdas ni un solo centímetro!

Dormitorios prácticos para el almacenamiento
– Esquinas: No dejes que se conviertan en espacios muertos de la habitación y aprovecha para colocar estanterías en ellos, pues de este modo ganarás espacio de almacenamiento de libros, cajitas o sencillamente de algunos de tus artículos de decoración favoritos.

– Paredes: ¿Por qué no hacer de tus paredes otro espacio donde almacenar todo tipo de objetos? Puedes hacerlo mediante algunos ganchos decorativos que sean vistosos tanto cuando sujetan algo como cuando no lo hacen (topos de colores, colitas de perro, estrellas ninja, pomos originales, etc.) o con estanterías originales, por ejemplo.

Dormitorios prácticos para el almacenamiento
– Zonas altas: La parte superior de la pared también se puede aprovechar para conseguir tu propia biblioteca personal. Solo tienes que colocar una larguísima balda que recorra cada una de tus cuatro paredes y llenarla con todos tus ejemplares… ¡El resultado es de lo más práctico y decorativo!

– Camas: En el mercado puedes encontrar un montón de estructuras pensadas para aprovechar al máximo el espacio para el almacenamiento, desde las estructuras de cama alta de tipo litera (tendrás toda la zona inferior disponible) hasta las camas de canapé o las estructuras con cajones inferiores que servirán para almacenar desde las piezas de uso más habitual hasta las que solamente utilizas muy de vez en cuando o las temporales. Si tu cama es de las tradicionales con patas, no dudes en hacerte con un par de cajas de plástico, madera o rafia (a poder ser con ruedas) y colocarlas bajo la cama.

– Puertas: La parte exterior o visible de las puertas de la habitación o los armarios deben quedar completamente despejadas (no hay que recargar la estancia más de la cuenta), pero en la zona no visible puedes colocar algunos colgadores para tus complementos o una de esas prácticas estanterías de tela.