Efectos que puedes lograr con la pintura en tu hogar
Pintar las paredes de tu hogar no solo sirve para darle un lavado de imagen a las diferentes estancias, sino que también puede ser la solución ideal para lograr una transformación completa en tu vivienda.

De hecho, con la pintura puedes lograr que los mayores defectos de tu hogar ni siquiera se noten: puedes elevar el techo, acercarlo, ensanchar el pasillo, enmarcar una zona de juegos… A continuación te contamos algunas de las muchas cosas que puedes logar con tan solo pintar.

Techos

En primer lugar queremos centrarnos en el techo. Si éste es alto, seguramente necesitarás acercarlo para ganar calidez. Para ello deberás pintarlo de un tono más oscuro que el de las paredes. En cambio, si necesitas alejar el techo, tendrás que apostar por los colores más claros. Lo que sí te recomendamos es que, siempre que puedas, mantengas el color original de las vigas o, si lo prefieres, apliques un decapado de pintura.

Efectos que puedes lograr con la pintura en tu hogar
Si quieres ganar sensación de altura te recomendamos que optes por los techos en blanco, color que podrás reforzar con luz dirigida al techo. Eso sí, debes tener en cuenta que cuanto mayor es el contraste con las paredes, más se elevarán los techos.

Unificar estancias

Hay algunos espacios que necesitan proyectar una sensación de continuidad y profundidad como, por ejemplo, el salón-comedor. En este caso es buena idea usar una sola pintura para unificar ambientes. Puedes optar por los tonos fríos, que refuerzan la sensación de alojamiento y suman metros. También puedes resaltar las divisiones añadiendo un toque de color a pilares, columnas, vigas o una simple moldura, o pintando un zócalo en la pared.

Efectos que puedes lograr con la pintura en tu hogar

Ampliar las estancias

Por otro lado, debes tener en cuenta que la pintura es una de las mejores herramientas para ampliar y zonificar ambientes. Por ejemplo, puedes alejar las paredes pintando las laterales y el techo en un tono luminoso y claro; pintar una sola pared para enmarcar una zona; y dar dinamismo al espacio con beiges y cremas combinados con tonos oscuros.

En espacios estrechos en forma de tubo, podrás conseguir luminosidad y sensación gracias a la pintura. ¿Cómo? Potenciando la claridad utilizando tonos blancos o cremas en las paredes, pintando la pared del fondo de un color más oscuro o aplicando en el techo un tono más intenso que en las paredes.