El dormitorio ideal según el Feng Shui
El dormitorio es el lugar de la casa que utilizamos para descansar y por ese motivo la decoración tiene que adaptarse a eso para poder relajarnos y conciliar el sueño sin problemas. Es muy importante decorarlo con colores que inspiren relajación y que hagan que los niveles de energía desciendan para poder mantener un nivel de calma y tranquilidad elevado. Deben ser colores crudos, como el beige, el ocre o el azul cielo ya que esta gama transmite serenidad, al contrario que un rojo, naranja o cualquier color fuerte que lo que hace es acaparar la atención de nuestra vista cuando lo que necesitamos es relajarla para poder descansar, al menos según el Feng Shui.

Los muebles son tan importantes como los colores que se utilizan, y una buena cama va a conseguir que nuestro sueño sea mucho más profundo y reparador que es lo que necesitamos para poder empezar el nuevo día con la energía necesaria. Todo el mobiliario de la habitación, todo, tiene que estar a nuestro gusto y en tonalidades claras para no estar en nuestro dormitorio con sobresaltos. Según el Feng Shui, es totalmente negativo tener un armario con espejos en la parte exterior de las puertas o en cualquier otro lugar de la habitación donde podamos vernos reflejadas si nos despertamos en mitad de la noche ya que eso puede alterar nuestro sueño.

Si alguna vez has estado en un lugar donde se hacía yoga, ya sea en un centro deportivo o en la casa de algún conocido, habrás observado que los lugares donde se practica tienen una estética agradable con colores crudos que ayudan a alcanzar la tranquilidad y a no recibir ningún sobresalto en ningún momento de la sesión. Pues bien, en base al Feng Shui, en nuestro dormitorio es lo mismo, la decoración debe ser más importante de cara a conciliar el sueño y poder descansar que tener un mueble u otro porque nos gusta y ya está.