El estilo barroco chic
Conoces de sobra el estilo de decoración barroco, que recibe su nombre de la tendencia artística de principios del siglo XVII en que la ornamentación recargada tomó el protagonismo.

Pero en pocos lugares más que en antiguos palacios podrás ver ya este estilo decorativo, que no obstante ha sabido reinventarse estos últimos años para dar a luz la que se ha convertido en la tendencia más in en lo que a diseño de interiores se refiere: el estilo barroco chic.

Este estilo se caracteriza por el uso de recargados muebles de estilo rococó con caprichosas y elaboradísimas formas talladas en la madera, aunque hoy en día la idea es bastante distinta a la tradicional, con colores rompedores como blancos o negros lacados, rosas, rojos o violetas, por ejemplo.

Precisamente este es otro de los puntos esenciales del estilo: el color, y es que los tonos más vivos se convierten en los grandes protagonistas, mezclados entre sí o bien combinados en elegantísimos estampados que decoran textiles y paredes. En este estilo también podrás jugar con las diferentes texturas (como cuero, metal, madera o terciopelo, por ejemplo) así como también con la combinación de formas rectas y redondas en sus elementos.

Los espejos son un recurso muy utilizado también, con unos exagerados marcos de grandes dimensiones y unas molduras que siguen la línea de los muebles típicos de este estilo.

Como el entorno se convierte en un espacio elegante pero sobre todo contemporáneo, en él podrás mezclar elementos de manera graciosa ornamentos y muebles de diferentes épocas y culturas. Un buen ejemplo son las preciosas lámparas de araña, que dan un toque de sofisticación allá donde se ubican.

Aunque la sobrecarga es la característica principal del barroco, la nueva versión de este estilo propone espacios más amplios, luminosos y que a pesar de la rimbombante ornamentación busquen también un toque de sencillez. En definitiva, un entorno algo teatral con mucho estilo.