El estilo cottage
Puede que la palabra ‘cottage’ no te suene especialmente, pero seguro que lo hacen esas monísimas casitas de campo de estilo inglés que tantas veces hemos visto en fotografías y películas.

El estilo decorativo de estas casas es muy similar al country en lo que a materiales y decoración se refiere, si bien en este caso la robustez queda completamente sustituida por un estilo más romántico y acogedor.

El estilo cottage
En este sentido, el estilo cottage mezcla la sencillez de los estilos más elegantes, los materiales de los más naturales y el encanto de los más románticos gracias a diferentes elementos que van desde los muebles y los recubrimientos hasta los textiles, las lámparas o cualquier otro elemento secundario de la decoración… Todo ello para conseguir, en definitiva, un estilo campestre con aires muy chic.

En este estilo predominan los espacios claros y muy bien iluminados, y es que el color blanco que toma el protagonismo ayuda a propagar la luz por todo el espacio.

El estilo cottage
Los desgastados y el efecto envejecido sobre los muebles es requisito casi indispensable, especialmente en maderas naturales o pintadas en blanco que contrastan con otros materiales tradicionales del estilo como son el mimbre o la forja. Algunos de los elementos fundamentales del mobiliario son las mecedoras, las vitrinas de madera o las sillas de mimbre, por ejemplo.

Más allá de los muebles debemos pensar en la ornamentación de las estancias, donde los tonos pastel y los motivos florales tomarán el protagonismo del menaje, las cerámicas y muy especialmente de las paredes (papel pintado) y los textiles (cortinas, cojinas o tapicerías).

Es habitual encontrar en los hogares de estilo cottage algunos elementos que recuerdan a la campiña como las cestas de fibras vegetales, las antiguas regaderas, las vajillas de cerámica, los cuadros de flores y por supuesto también las plantas naturales.