El estilo mediterráneo en la decoración
España es uno de los países mediterráneos por excelencia. Sol, playa, excelente gastronomía, y una decoración única que transporta a un mundo de paz y tranquilidad que nos recuerda inevitablemente a los maravillosos días de descanso de nuestras vacaciones de verano.

Sin embargo, a menudo reservamos la idea de este tipo de diseño de interiores para las casas de vacaciones en la playa, y no lo tenemos en cuenta para los apartamentos del centro o cerca de la ciudad. Si eres de los que piensa así aunque te gustaría intentarlo, aprende algo más del estilo mediterráneo y adapta sus detalles a cualquier lugar para dotarlo esa magia mediterránea que tanto nos gusta.

La primera base de este estilo es la iluminación: las casas mediterráneas abren grandes ventanales para permitir que la luz y el sol inunden cada rincón de las estancias para proporcionarles ese color y ese calor que nos alegra el día a día.

Como sabes, la decoración mediterránea debe ser cálida o acogedora, por lo que debes renunciar a todo el mobiliario más serio, elegante y ecléctico para elegir unos muebles sencillos y naturales (de madera poco tratada en tonos claros e incluso en blanco) que nos transmitan serenidad.

El estilo mediterráneo en la decoración
En cuanto a los colores, sírvete de aquellos que dan soporte a esta fuente de luz como el blanco, el aguamarina, el ocre y el verde oliva, especialmente apropiados para paredes y ornamentación, que por otra parte no debe ser nada recargada. Si te apetece, puedes decorar tus paredes con sencillos cuadros con motivos naturales y paisajísticos enmarcados en madera natural o en bastidor.

Los suelos de terracota o de madera, las vigas en el techo, los patios interiores, los complementos o muebles de hierro forjado, los azulejos y los mosaicos son elementos muy típicos en la decoración de lugares típicamente mediterráneos como la costa de Andalucía o Cataluña y de las idílicas casitas blancas de las Islas Baleares.