El estilo neohippie en la decoración
El estilo neohippie es una forma perfecta de convertir tus estancias en los lugares más originales y alegres de toda la casa. Se caracteriza por la inspiración en estilo hippie de los 60, lleno de colores vivos y elementos que hacen honor a la naturaleza y a la paz.

Rosa, azul, amarillo, verde… El arcoíris completo y muchísimos más colores tienen cabida en este tipo de decoración en el que el único requisito es el de no pasar desapercibidos.

En cuanto a los elementos decorativos, ‘paz y amor’ además de ‘naturaleza’ son las palabras clave. Así, rescatamos los preciosos dibujos redondeados de flores, corazones y grandes símbolos de la paz para los espacios destinados a pequeños y adolescentes, mientras que en los espacios para adultos el neohippismo permite aportar estos elementos de forma más o menos discreta en función de los gustos.

Los sofás de colores y estampados, las paredes de papel pintado que recuerdan a las furgonetas hippies o los vinilos de flores son algunos elementos perfectos para dar fuerza a este estilo, que crea ambientes apacibles y tranquilos que te harán transportarte a un mundo mucho más optimista que te ayudará a desconectar del día a día.

El libre albedrío es una de las características principales del neohippismo, que huye de la seriedad utilizando una serie de ornamentos de distintos estilos (bastante naturales, eso sí) y épocas. Uno de sus rasgos más encantadores y que va a la perfección con la ideología hippie es el reciclaje del mobiliario, por el que una antigua silla o un viejo baúl se convierten en preciosos muebles decorativos.

Por todo esto, el neohippismo se convierte en el mejor diseño para ver el mundo de una forma diferente, para despertar tus sentidos y fomentar la imaginación y la creatividad.