El interior perfecto para un armario
A la hora de decorar un dormitorio se suele prestar mucha atención a la elección de todos los artículos que van a establecer el conjunto global, un conjunto que resulte estético a la vista tanto por su colorido como por sus formas. Además buscamos también la mayor funcionalidad y comodidad, para así poder disfrutar de una estancia que sea altamente confortable. La cama, mesitas de noche y demás muebles accesorios son las piezas que más suelen llamar la atención.

No obstante, el armario es una de las piezas protagonistas de un dormitorio, ya que de su elección dependerá en gran medida el orden que consigamos mantener. Afortunadamente, este terreno ha mejorado muchísimo en los últimos años, ya que se ha pasado de aquellos diseños robustos con un par de puertas y una barra interior, a completísimos modelos que te ofrecen numerosas posibilidades de almacenamiento, aprovechando al máximo cada rincón.

El interior perfecto para un armario
Las imágenes que traigo hoy pertenecen al interior de un armario, aunque a priori pueda parecer un vestidor, solo que para su exposición no se incluyen las puertas correderas para que pueda apreciarse por completo su diseño y capacidad. Por supuesto, si el modelo te gusta para inspirarte para un vestidor, es totalmente válido. Del mismo modo, las prendas son puramente decorativas, así que podrás destinar los estantes también para colocar calzado, por ejemplo, ya que el sitio específico para ello es muy limitado.

El interior perfecto para un armario
Los cajones incluyen varios compartimentos que te facilitarán guardar en orden pequeños accesorios, la barra inferior está pensada para colocar los pantalones doblados y sin marcas, un lateral incorpora un accesorio en el que podrás colgar corbatas, fulares y demás complementos. Por último, con el fin de aprovechar el espacio al máximo, la barra está situada en la parte más alta, y podrás acceder a ella mediante un tirador que la bajará a tu altura. De este modo, la parte inferior también se verá aprovechada con más cajones, estantes o huecos para el calzado.