El plástico en la decoración
He ahí un material ‘moderno’ que está consiguiendo desbancar a muchos otros para complementos, útiles del hogar y hasta para los muebles: a pesar de su alto potencial contaminante el plástico es un material bueno, bonito y barato para la decoración del hogar.

Precisamente por eso cada vez son más los hogares modernos que se sirven de él para dar un toque juvenil, divertido y contemporáneo a las estancias sin gastar más de la cuenta. ¿Cómo? A continuación te damos algunas ideas.

El plástico en la decoración
– Muebles: Lo cierto es que la mayoría no nos atrevemos con los grandes muebles de plástico puesto que la mayoría de empresas tampoco lo hacen. Sin embargo, algunos básicos de dimensiones reducidas como las mesitas pequeñas, las sillas o las estanterías sí que comienzan a ganar ya su espacio en las estancias de nuestro hogar.

Lo hacen tanto en superficies mate que llenan de color el ambiente como en otras transparentes que potencian el paso de la luz y por tanto ayudan a agrandar los espacios.

El plástico en la decoración
– Complementos: Lamparillas, figuras, macetas, cubos o cestas y hasta menaje pueden ser hechos con plástico. De hecho, encontrarás elementos decorativos de este material allá a donde vayas, ¡es cuestión de dar con los tuyos!

– Textiles: en muchos casos el plástico incluso se convierte en un buen sustituto de las telas, y es que a día de hoy podemos encontrar desde manteles hasta cortinas de este material que además resultarán más fáciles de limpiar y mantener. Por si no tienes suficiente, la variedad de sus diseños es casi infinita… ¡Probablemente te cueste decidirte por uno!

Para acabar repetimos una idea importante que te hemos dejado en el artículo: si quieres ganar más luz y espacio visual en las estancias apuesta por los elementos fabricados en plástico traslúcido ya sea transparente o de color (la variedad de colores del plástico es casi infinita).