El recibidor, una primera impresión del hogar
El recibidor es la carta de presentación de nuestro hogar. Cualquiera que entre en él recibirá una primera impresión y esperará de la casa una cosa u otra en función de lo que haya visto a su entrada.

Por este motivo, debemos ocuparnos concienzudamente de estos espacios, cuidando cada detalle y procurando reflejar lo que queríamos: una casa familiar y acogedora, una apartamento elegante o un piso joven y divertido, por ejemplo, siempre con una visión agradable no sólo para los demás, sino también para nosotros mismos, que al fin y al cabo somos los que pasaremos por delante cada día.

Hay muchas maneras de personalizar los recibidores, y ahora nosotros te damos la pista de tres de las últimas tendencias, con conceptos e intenciones muy distintas:

Puedes utilizar un diseño muy contemporáneo con la aplicación de colores llamativos por doquier: en las paredes, en los muebles, en los ornamentos… incluso puedes colocar cuadros de estilo pop-art, o retro, como hacen las estancias más kitsch. La idea es transmitir una sensación de juventud y alegría a todo el que entra en él, por lo que da rienda suelta a tu imaginación y busca aquellos elementos que pueden dar ‘buen rollo’ a todo el que entra.

Como en todos los otros ámbitos de la casa, el minimalismo sigue con fuerza. Este estilo de gran elegancia utiliza muebles y objetos de líneas sencillas, rectas y austeras que evitan siempre la ornamentación si no es necesaria, y colores lisos que pueden ser o no llamativos: el blanco y negro combinado con lila o rojo se está convirtiendo ya en todo un clásico en este estilo.

El estilo clásico continúa, como siempre, al pie del cañón. Utiliza maderas, alfombrados y tapices para decorar una estancia que no falta al estilo más casero, acogedor y tradicional, ese que recordamos de la casa de nuestros padres y tíos y que nos sigue resultando bonito de ver. Es ideal para casas más bien familiares, lugares que desprenden el calor de hogar.

Ten en cuenta siempre el estilo de tu hogar para decorar el recibidor, pues estilos muy distintos pueden crear un choque que rompa la armonía de tu casa.